Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Brujo testa con el público fragmentos de su próximo espectáculo

Rafael Álvarez, El Brujo, mantiene en cartel cinco espectáculos, pero ello no le impide seguir trabajando en futuras producciones. Una de las que tiene más avanzadas, aunque precisa que todavía se trata de un trabajo inacabado, es El secreto del Evangelio de San Juan, obra en ciernes de la que los vitorianos podrán contemplar varios adelantos en exclusiva. Hoy se representará en la Catedral de Santa María ante un reducido grupo de invitados, y mañana en una función programada en el Teatro Principal (20.30; 11 euros). Supondrá el prematuro preestreno de una pieza que no se estrenará oficialmente hasta 2009.

El propio actor, director y dramaturgo cordobés se refiere a ambas citas como un "experimento" en el que mostrará fragmentos del futuro espectáculo. No serán funciones al uso, sino reuniones con los aficionados que tendrán elementos propios de un montaje tradicional y otros de singular conferencia, ya que la intención de su responsable es "abrir al público el proceso de creación", y someterse incluso a sus preguntas y sugerencias. "No será una conferencia erudita ni una homilía", advierte El Brujo.

La experiencia, una "extrovertida ceremonia popular", se verá complementada con la proyección en una gran pantalla de pinturas inspiradas en el cuarto evangelio, como El sacrificio de Isaac, de Caravaggio.

Será la primera toma de contacto con un montaje que cerrará la llamada Trilogía de la Palabra, una serie centrada en antiguas técnicas de narración y transmisión oral que el actor comenzó con San Francisco, juglar de Dios y siguió en Los misterios del Quijote.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de abril de 2008