Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV da marcha atrás y elige ahora a un gestor para presidir la Kutxa

Pacta con EA presentar de candidato al ejecutivo de Euskaltel Xabier Iturbe

El PNV ha desistido finalmente en su empeño por situar a un político como José María Txato Agirre al frente de la Kutxa y ha pactado a última hora con EA presentar como candidato a la presidencia de la entidad financiera a un ejecutivo. Se trata de Xabier Iturbe Otaegi, procedente de Euskaltel y con experiencia profesional en el mundo de la banca. Ambas formaciones cierran así las negociaciones que han venido manteniendo desde que los peneuvistas, en contra del criterio de sus socios, trataron de imponer a Agirre para dirigir la Kutxa.

EA ha obligado a Egibar a abandonar su pretensión de colocar a Agirre

El acuerdo entre el PNV y EA cuajó ayer tras un pulso que ha durado casi dos semanas. Finalmente, el partido que lidera en Guipúzcoa Iñaki Galdos ha hecho valer sus posiciones y obligado al presidente de la ejecutiva provincial peneuvista, Joseba Egibar, a dar marcha atrás y renunciar al candidato que lanzó oficiosamente a comienzos de este mes. El nombre de Agirre, ex director del Eustat y actual vicepresidente de la Kutxa, se dio a conocer justo al día siguiente de la primera reunión que mantuvieron las dos fuerzas nacionalistas para concurrir juntos al proceso electoral, cuando todavía no se sabía si iban a lograr la mayoría absoluta que han conseguido en la asamblea de la caja.

La filtración fue tomada por EA como una "deslealtad", aunque al final no ha tenido consecuencias en la alianza que sellaron ambas formaciones para optimizar en el consejo de administración los resultados obtenidos en la asamblea. EA sí se desmarcó desde un primer momento de la designación de Txato Agirre y llegó a transmitir oficialmente a la dirección peneuvista que no iba a prestar su apoyo a este candidato, lo que forzó a Egibar a sopesar la conveniencia de buscar otro aspirante a la presidencia de la caja de ahorros.

Durante las conversaciones, Eusko Alkartasuna planteó la posibilidad de apostar por la continuidad en la presidencia de Carlos Etxepare, pese a que en su día no contó con el apoyo de este partido para su elección. "Tenemos un alto grado de satisfacción con la gestión realizada por Etxepare", llegó a manifestar Galdos. Incluso el PSE, a través de su secretario general en Guipúzcoa, Miguel Buen, admitió en público que Etxepare se ajustaba al perfil que desean los socialistas para llevar las riendas de la Kutxa.

Sin embargo, Egibar decidió el pasado jueves cerrar esta vía al comunicar personalmente a Etxepare -primero, por teléfono y luego cara a cara, por expreso deseo de éste- que no contaba con él.

En las últimas fechas, a la vista de la falta de entendimiento entre los nacionalistas, el PNV se vio obligado a apartar a Agirre de la carrera y comenzó a barajar otros nombres. Sin dar margen a una nueva filtración, Egibar entabló ayer contacto con Galdos, a quien presentó en ese momento el currículo de Xabier Iturbe, nacido en Pasaia hace 45 años, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto.

EA dio su conformidad al candidato tras pedir referencias sobre su solvencia profesional, lo que permitió sellar el acuerdo para presentarle como candidato al consejo de administración "por el grupo de impositores", según el comunicado remitido ayer por el PNV.

El día 20 de abril acaba el plazo para proponer a los aspirantes al máximo órgano de dirección de la Kutxa. El proceso electoral culminará el próximo 25 de abril con la celebración de la asamblea general extraordinaria y la designación de nueve de los 17 miembros del consejo de administración y cuatro de los ocho de la comisión de control. Posteriormente, el consejo elegirá al presidente de la caja entre sus miembros.

Los nacionalistas tienen asegurado el control absoluto de los órganos ejecutivos de la caja tras la mayoría absoluta que han alcanzado recientemente en el proceso de renovación de la mitad de los miembros de la asamblea. El PNV y EA, por sí solos, cuentan con el apoyo de 51 de sus 100 componentes durante los dos próximos años.

Mayoría nacionalista en el consejo

La renovación de los órganos de gobierno de la Kutxa, iniciada a mediados de diciembre pasado, culminará el viernes de la próxima semana con la constitución de la nueva asamblea general (cambia la mitad de sus 100 representantes) y la elección de los miembros del consejo de administración y de la comisión de control. La entidad guipuzcoana ha sido la última de las tres cajas vascas en celebrar el proceso, tras la elección de Gregorio Rojo y Xabier de Irala al frente de la Vital alavesa y la BBK, respectivamente. Ambos repiten en sus puestos.

La batalla electoral en la Kutxa se ha centrado en esta ocasión en la obtención de la mayoría suficiente para hacerse con el poder ejecutivo de la caja y, consiguientemente, poder decididir quién ocupa la presidencia.

En el proceso electoral han tomado parte los impositores, que cuentan con 43 miembros en la asamblea, los empleados (siete representantes), las dos entidades fundadoras (Ayuntamiento de San Sebastián y Diputación de Guipúzcoa, con 10 electos cada una), y las corporaciones locales, que nombran a 30 consejeros generales.

El PNV y EA han conseguido revalidar la mayoría absoluta en la asamblea, obteniendo un compromisario más (51 en total) que en la actualidad. Los socialistas, sin embargo, han visto retroceder sus posiciones, al pasar de 22 representantes a 18. La composición del plenario se completa con 11 delegados de la izquierda abertzale (Banatuz, ANV y LAB), nueve de CC OO, tres del PP y EB, dos de ELA y Piskanaka Kaxkari, y uno de Aralar.

Con este resultado, los nacionalistas se aseguran el control absoluto de la gestión de la Kutxa durante los dos próximos años, cuando tocará renovar a la otra mitad de la asamblea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de abril de 2008

Más información