Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTROFÍSICA

La explosión más potente jamás detectada

La explosión más potente jamás detectada por los humanos fue registrada en el cielo el pasado 19 de marzo a las 8.12 por el satélite Swift, que dio la alarma para que otros instrumentos observaran el fenómeno. Se trata de una explosión de rayos gamma ocurrida a una distancia de unos 7.500 millones de años luz de la Tierra.

"Si hubiera explotado en nuestra galaxia habría convertido la noche en día durante varios minutos", ha declarado Paul Vreeswijk, uno de los astrónomos que observaron el fenómeno con uno de los telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO, en sus siglas en inglés) en La Silla (Chile).

Las explosiones de rayos gamma son los fenómenos más energéticos del universo después del Big Bang. Se cree que se producen cuando una estrella muy masiva acaba su combustible nuclear y llega al final de su vida, colapsando en un agujero negro o una estrella de neutrones. La emisión de rayos gamma dura de segundos a minutos, y se detecta sólo desde el espacio; pero a menudo tras la explosión hay una especie de eco también en otras longitudes de onda, observable por telescopios desde la Tierra durante un cierto toempo. De ahí la importancia de un sistema de vigilancia y alerta, así como de una rápida reacción de la comunidad astronómica internacional. El análisis de la explosión con otros telescopios puede indicar la distancia a que se ha producido.

Maravillados

Esta explosión, catalogada como GRB 080319B, ha dejado a los astrónomos maravillados. "Hemos estado esperando una explosión de rayos gamma así de brillante desde que Swift empezó a observar el cielo hace tres años, y ahora tenemos una tan intensa que podría haberse visto a simple vista [incluso aunque procede de una fuente que está a una distancia que equivale a la mitad de la edad actual del universo]", ha dicho David Burrows, del equipo del Swift. Cuando colapsó la estrella masiva, el Sol aún no había nacido; la energía de la explosión ha tardado 7.500 millones de años en llegar.

Los astrónomos aún no saben por qué esta explosión ha sido tan brillante. Según muchos expertos, la colosal energía de estas explosiones se explica porque, en realidad, son finos chorros de emisión orientados, por casualidad, hacia la Tierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de abril de 2008