Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcance de la investigación de la agente electoral divide a BNG y PSdeG

El Bloque quiere que la comisión arroje luz sobre la compra de votos en general

La comisión de investigación creada en el Parlamento en torno a la financiación con dinero público del viaje a Buenos Aires (Argentina) de una supuesta agente electoral al servicio del PSdeG, amenaza con abrir un frente de desavenencias entre los socios de gobierno de la Xunta. Los socialistas admiten la investigación sobre este caso pero quieren que la comisión examine también los viajes que la Xunta financió con cargo al mismo convenio durante el mandato del PP y que, al menos en dos ocasiones, tuvieron como beneficiarios a alcaldes populares en plena precampaña electoral.

El PP propuso, sin éxito, un cambio en la mecánica de la investigación

El BNG, en cambio, es mucho más ambicioso. Su portavoz, Carlos Aymerich, subrayó ayer el interés de los nacionalistas porque la comisión sirva para "arrojar luz" sobre uno de los "episodios más negros" de la democracia española: la "compra de votos" en el exterior.

De momento, ningún partido ha hecho públicas sus peticiones de comparecencias, pero en la mente de todos los grupos están, además de la supuesta agente electoral, la diputada socialista Marisol Soneira (que hizo de intermediaria en la gestión del billete pagado por la Xunta), el secretario general de Emigración y los conselleiros José Luis Méndez Romeu y Ricardo Varela. Encima de la mesa estarán también los nombres del ex conselleiro de Emigración y diputado del PP Aurelio Miras Portugal, el de su antecesor en la gestión de la política de la Xunta con los emigrantes, Fernando Amarelo de Castro, y los de los alcaldes del PP que supuestamente viajaron con cargo a estos fondos.

El Bloque también quiere estudiar las prácticas irregulares del PP en relación con el voto de los emigrantes, pero no se olvida de las del PSdeG. Por eso están considerando comparecencias que van más allá del caso de la agente electoral. Los diputados nacionalistas quieren citar a dirigentes de ambos partidos: el presidente de la Diputación de Pontevedra de Pontevedra, Rafael Louzán, el del PP en Galicia, Alberto Núñez Feijóo, o los alcaldes socialistas de Vedra, Muxía, Catoira o Vimianzo, así como a sus representantes en América.

En lo que PSdeG y BNG sí estuvieron de acuerdo fue en las normas de funcionamiento de la comisión de investigación. Ambos unieron fuerzas para cerrar el paso a la pretensión del PP de cambiar el actual modelo de comparecencias por uno de preguntas y respuestas más apropiado a los fines de las comisiones de investigación.

Con la mecánica actual, tal y como sucedió en el caso de la Cidade da Cultura, tanto las personas citadas como los portavoces de los grupos se limitan a exponer sus posiciones, lo que, especialmente cuando el compareciente tiene responsabilidades políticas, deriva en un debate general que no aporta información útil a la investigación. De hecho, tanto el PP como los partidos que apoyan al Gobierno se mostraron hace apenas tres meses partidarios de una modificación reglamentaria para que cada portavoz, por turnos, pueda preguntar y repreguntar cuestiones concretas a los comparecientes, lo que evitaría que éstos puedan sortear con facilidad las preguntas incómodas. La reforma del reglamento y los precedentes de comisiones anteriores fueron los obstáculos esgrimidos por el PSdeG ahora para oponerse.

La investigación parlamentaria coincidió ayer con la visita del secretario general de Relacións Exteriores, Julio César Fernández Mato, a Montevideo (Uruguay) donde reiteró la voluntad del Gobierno de Emilio Pérez Touriño de abrir allí antes de fin de año la segunda delegación oficial de Galicia en el exterior, que se sumará a la que funciona en Buenos Aires. Mato, que está en América preparando la próxima visita de Touriño a Buenos Aires coincidiendo con la celebración del Día das Letras Galegas, explicó que se están ultimando los trámites necesarios para la apertura de la delegación, informa Europa Press.

Un viaje al margen del convenio

La investigación interna de la Consellería de Presidencia sobre el viaje de la supuesta agente electoral, María Isabel Blanco, a Argentina fue tramitado por la Secretaría Xeral de Emigración, antes de que este organismo renovase el contrato con la empresa Iberia para financiar pasajes a personas en situación de emergencia.

Según la documentación aportada por la Secretaría Xeral de Emigración, la Xunta empezó a tramitar la ayuda para el viaje de María Isabel Blanco a Buenos Aires el 5 de marzo de 2007 y dos semanas después, el 20 de marzo, cerró el expediente y encargó los pasajes a la compañía aérea, con los que voló a Argentina el 2 de abril de ese mismo año. El de María Isabel Blanco es el único expediente que se cerró en el ejercicio 2007 antes del 22 de marzo, fecha en que la Secretaría Xeral de Emigración y los responsables de la aerolínea renovaron el acuerdo por el que Iberia se comprometía a financiar billetes a la Xunta por valor de 24.000 euros. A cambio, la Administración debía "difundir los servicios de Iberia" a través de las comunidades gallegas en el exterior.

La Secretaría Xeral de Emigración explicó ayer que los diferentes contratos suscritos por ese departamento con Iberia desde la época en que gobernaba el Partido Popular "tienen eficacia retroactiva" y se consideran en vigor desde que caduca el anterior, "independientemente del mes en que se suscriba formalmente el acuerdo". Fuentes de este departamento recordaron que "si el contrato no estuviese activado" la compañía no hubiera afrontado el pago de los pasajes, que finalmente abonó.

Según la documentación aportada por el Gobierno gallego, Iberia costeó los billetes de ida y vuelta desde Santiago a Buenos Aires, vía Madrid, de la supuesta agente electoral. Los dos pasajes supusieron 1.120.95 euros que se descontaron de los 24.000 que la compañía se comprometió a abonar durante todo el año. Con cargo a ese mismo programa, el Gobierno gallego sufragó el año pasado viajes a otras catorce personas durante el año pasado. La propia María Isabel Blanco denunció meses después de regresar de Argentina que su trabajo en Argentina había consistido en hacer campaña por el PSOE antes de las municipales del año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de abril de 2008

Más información