Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre amaga con presentarse

La presidenta de Madrid sopesa competir con Rajoy por el liderazgo en el Congreso del PP - Dice que el partido perdió las elecciones por no dar "la batalla ideológica"

Si algo ha definido la larga trayectoria política de Esperanza Aguirre es la osadía. Fiel a su personalísimo estilo y con un desparpajo que ya es marca de la casa, la presidenta de la Comunidad de Madrid no llegó a anunciar su candidatura al congreso del PP, pero se quedó muy cerca. Y lo hizo a pocos metros de Mariano Rajoy, que seguía impertérrito el órdago de la que es ya su gran rival política. "A fecha de hoy no entra en mis planes. Ahora, si hay cambio de planes, el primero en saberlo será el presidente de mi partido", dijo ayer ante la plana de mayor de los populares.

Aguirre repitió así en público, para tratar de controlar los titulares, la frase que le dijo al propio Rajoy en privado el miércoles pasado, cuando él la invitó a comer para tratar de limar asperezas y sondearla.

"Quedan dos meses. El plazo para las candidaturas se cierra en junio"

Pero todo era distinto ayer. Primero porque hubo repregunta, y Aguirre fue más lejos, y dejó claro que se lo está pensando. ¿Está usted dejando una puerta abierta a presentarse? "Quedan dos meses. Sería un desprecio a los 700.000 afiliados decir lo que voy a hacer en junio. El plazo para presentar candidaturas se cierra el veintitantos de junio".

Pero sobre todo era diferente porque lo hacía frente a los periodistas y la gente del poder de su partido, en un Foro Abc-Deloitte dominado por la enorme expectación y un notable desastre organizativo. Aguirre llevaba semanas preparando esta intervención, escrita en su totalidad y muy cuidada, que se produce además un día antes de un debate de investidura en el que Rajoy se la juega, porque los dirigentes molestos con sus últimas decisiones, que son muchos, estarán pendientes de cualquier fallo.

Llegó caminando vestida de blanco, provocó empujones y choques de cámaras como si fuera una estrella de cine -la entrada de Rajoy fue mucho más discreta- y lanzó un alegato político en el que sólo le faltó rematar y anunciar que se presentaba. Al modo de Barack Obama y su yes we can -repetir un arranque de frase impactante con muchas ideas fuertes- Aguirre pronunció hasta 15 "no me resigno" con otras tantas cargas de profundidad contra el líder de su partido.

La presidenta reivindicó su pasado en el Partido Liberal y la ponencia política de esa formación que ella redactó en 1985, para defender el liberalismo como la base ideológica sobre la que se puede avanzar. Para Aguirre, el PP ha perdido las elecciones porque no ha dado la batalla ideológica al PSOE, y ha "caído en todas sus trampas", entre las que citó el matrimonio homosexual o la Ley de Memoria Histórica, permitiendo que se instale la imagen de un "nasty party, un partido antipático, anticuado, al que le cuesta mucho trabajo ganar terreno entre sus contrincantes".

Ahí empezó su ristra de "no me resigno". "A que nos presenten como un partido antiguo y retrógrado, cuando somos la opción más moderna y la única que no tiene hipotecas con su pasado". Insistió en que el PP no es heredero del franquismo, mientras el PSOE sí se considera continuador de un partido que en 1936 "no creía en la democracia y ayudó a destrozarla". "No me resigno a que nos hagan aparecer como enemigos de los homosexuales, cuando no tenemos ninguna tacha de homofobia en nuestra historia". Llegó a citar a su familiar Jaime Gil de Biedma - "en los sesenta no le dejaron entrar en el PSUC por homosexual"-. Después recordó que España es el único país de Europa en el que, en 2012, la izquierda habrá gobernado 22 de los últimos 30 años. Ahí llegó la última carga: "No me resigno a que tengamos que parecernos al PSOE para aparentar centrismo". Rajoy, con cara de circunstancias y Ángel Acebes a su lado, se fue por donde había venido sin decir nada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de abril de 2008