_
_
_
_
Los problemas de la justicia

Garaikoetxea: "El plan de Ibarretxe está en punto muerto"

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

El ex lehendakari Carlos Garaikoetxea, fundador de Eusko Alkartasuna (EA), sostiene que "el plan de Ibarretxe está en punto muerto, aunque no sólo por su culpa".

En declaraciones a EL PAÍS, Garaikoetxea sostiene: "Cuando llevamos dos legislaturas con un monotema, llámese plan Ibarretxe o propuesta de nuevo marco político, sin darle una salida inmediata, parece que es un tema que va perdiendo chispa. Si, además, ese monotema se convierte en el mensaje exclusivo del mundo nacionalista durante la campaña y se dirige a las generaciones que no vivieron la Transición, cuando la cuestión nacional tenía otra carga emocional porque se salía de una época represiva con grandes expectativas de cambio, el nacionalismo se encuentra con su propio problema que tiene que analizar y revisar".

Carlos Garaikoetxea, que atribuye el descenso del voto nacionalista el 9-M "a la fuerte bipolarización y a la incidencia del asesinato de Isaías Carrasco", admite que el discurso del nacionalismo "está desajustado, porque el derecho a decidir y el plan Ibarretxe, que no acaba de materializarse, termina por convertirse en un planteamiento endémico, un mensaje aburrido, sin esperanza".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_