La fábrica Oliva- Artés se queda sin arquitectos y será un centro cultural

En medio del parque Se ve, envuelta en una gran lona, lo que fue la fábrica Oliva-Artés. Una nave que a diferencia de muchas otras del Poblenou, como la vecina Can Ricart, no acogió una industria textil; sino una fábrica de motores e ingenios. La fábrica original se transformó en unos talleres en manos de una cooperativa de trabajadores. Siguió con el nombre original de Oliva-Artés y acabó cesando de actividad al arranque de la transformación del 22@.

Y como a otras naves rescatadas de la memoria industrial -y protegidas en el catálogo del patrimonio- se le tiene que dar contenido. Todo parecía indicar que la nave se iba a transformar en el centro de Arquitectura de Barcelona. Así se anunció a bombo y platillo en abril de 2006 en un convenio entre el Ayuntamiento-con el ex alcalde Joan Clos- el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC )- con el decano, Jordi Ludevid- y la asistencia de un alto cargo del consorcio de la Zona Franca. Pero dos años después el acuerdo es papel mojado. Hereu precisó ayer que esperan que la fábrica acoja una oferta cultural para darle un servicio al barrio. "Estamos reflexionando sobre su futuro contenido", dijo el alcalde. "Queremos que sea un proyecto coherente con el Poble Nou, que sea cultural y que refuerze el uso social del parque".

Un proyecto roto

El convenio en cuestión suponía la rehabilitación total de la fábrica para que acogiera parte de los servicios de la demarcación de Barcelona del COAC -la sede de plaza Nova está saturada, reconocen los arquitectos, que son más de 5.000 en la capital catalana- y parte de su fondo documental. Pero de todo aquello, nada. El consorcio aclaró que no fue un convenio sino un documento de intenciones que no se desarrolló. Sobre todo porque el consorcio sopesó dos veces el hecho de financiar la rehabilitación de un edificio. "Tratándose de una institución como el COAC y toda su capacidad financiera", señalaron fuentes del consorcio.

Sin embargo, el COAC sostenía hace un mes que el traslado a la Oliva-Artés "no estaba descartado", pero el concejal del distrito, Francesc Narváez, y el teniente de alcalde de Urbanismo, Ramón García Bragado, confirmaban ya que se está estudiando otras alternativas, ratificadas ayer por Hereu. García Bragado apuntó entonces que los fondos del COAC podían ubicarse en el futuro museo del diseño proyectado por Oriol Bohigas en la plaza de las Glóries. Los vecinos del Poblenou que aseguran que la fábrica se salvó "in extremis" gracias a su intervención y quieren que acoja el proyectado Museo del Trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de abril de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50