Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas explorarán en el futuro "fórmulas estables" con CiU y el PNV

Ahora no se dan las condiciones y quizá hay que esperar algunos meses para que el PSOE pueda llegar a "fórmulas estables de colaboración" con CiU y el PNV. El PSOE quiere que así sea, según expresó ayer su portavoz parlamentario, José Antonio Alonso, aunque probablemente no podría ser de otra manera. Las dos formaciones nacionalistas no están en disposición inmediata de comenzar una relación más estrecha con los socialistas. "Nosotros queremos diálogo pero tenemos una mayoría sólida para gobernar sin condicionamientos". Con esta premisa expresada por Alonso empezará la legislatura

Además, los avatares políticos han hecho que unos y otros se distancien. No obstante, la aceptación del PNV de iniciar el camino para la reprobación y posible "desalojo" de la alcaldesa de ANV de Mondragón, ha mitigado radicalmente la dureza de los socialistas contra los peneuvistas, dispuestos a excluirlos como interlocutores si no lo hacían. "Entre sus líneas rojas y nuestras metas tiene que haber espacio para el diálogo", señaló ayer Josu Erkoreka, portavoz del Grupo Vasco, tras una hora de conversación con José Blanco y José Antonio Alonso. Erkoreka anunció que su voto será de abstención o rechazo.

Lo mismo manifestó el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, tras la reunión con los interlocutores socialistas, acompañado por sus adjuntos Josep Sánchez Llibre y Pere Macias. "CiU no va a apoyar la investidura aunque esperamos que esta legislatura acabe de manera diferente y recuperemos la confianza perdida". CiU quiere intervenir e influir en la vida política española. Además, sin falsa modestina, Duran señaló que su grupo puede ser "el más útil y el más eficaz" en una situación de crisis económica, sin olvidar sus específicas reivindicaciones para Cataluña. Todo está ya previsto para que Zapatero exponga su discurso de investidura el 8 de abril, se vote y se rechace al día siguiente, al no conseguir la mayoría absoluta, y vuelva a repetirse dos días después. El 11 de abril será presidente del Gobierno con los votos de su grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de abril de 2008