Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los médicos fueron a la huelga en los centros de salud

Unos 3.200 médicos de familia y 800 pediatras estaban convocados al paro

La primera de las dos jornadas de huelga a la que están convocados los médicos y pediatras de los centros de salud de la región tuvo ayer un impacto notable, aunque no logró paralizar la actividad en la red de más de 350 centros de atención primaria que gestiona la Consejería de Sanidad. Unos 3.200 médicos de familia y 800 pediatras estaban convocados al paro, que hoy volverá a repetirse.

La convocante Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Femyts), sindicato mayoritario en el sector, cifró en el 86% el seguimiento de la huelga, porcentaje que la Consejería de Sanidad rebajó al 25%. Parte de esta diferencia se explica porque la Femyts incluye entre los que han hecho huelga a todos los que trabajaron dentro de los servicios mínimos.

"La verdad es que se ha trabajado a medio gas. De los que realmente podían hacer huelga, la habrán hecho un poco menos de la mitad", explicó un responsable de atención primaria de la Consejería de Sanidad, que pidió el anonimato. La estimación hecha por este periódico, tras consultar con una decena de fuentes del sector, coincide en estimar la incidencia de la huelga en algo menos de la mitad de los facultativos convocados.

Los servicios mínimos fijados por Sanidad eran de casi el 50%: en aquellos equipos de atención primaria con entre uno y tres médicos, uno debía trabajar. En aquellos con cuatro o más médicos, los que debían trabajar eran dos. La mayoría de equipos en la región tienen entre dos y seis facultativos.

El Servicio de Urgencias Médicas de Madrid (Summa) también estaba convocado a la huelga, aunque aquí el impacto fue irrelevante ya que los servicios mínimos alcanzaban el 100%.

Este periódico comprobó que los centros de salud vivieron la jornada con una tranquilidad inusitada. "Han venido muy pocos pacientes porque se les avisó de que hoy había huelga", explicó una facultativa del centro de salud Hermanos García Noblejas, situado en la avenida del mismo nombre.

De los nueve médicos que pasan consulta en este centro, sólo cuatro trabajaron ayer: dos por servicios mínimos, uno porque está haciendo una suplencia y el cuarto porque es de otro sindicato que no está entre los convocantes, según explicaron dos trabajadores del ambulatorio.

"Que terminen ya la huelga porque me tiene que ver el médico", comentaba Antonia, una vecina de 75 años, mientras esperaba en la cola frente al mostrador para pedir cita. "El viernes ya no pedí cita porque vi los carteles que avisaban de la huelga. Mañana [por hoy] vuelve a haberla, así que aún no sé cuándo podré conseguir que me vean".

En los dos centros de salud situados en la calle de La Palma del barrio de Malasaña, en cambio, la actividad fue casi normal. "Aquí han venido todos los médicos del turno de la mañana", explicó una administrativa a las once de la mañana en el situado en el número 51 de la calle.

En el Palma-Norte, a apenas 50 metros, no había ningún paciente en la sala de espera a la una de la tarde. Los empleados del centro se negaron a informar sobre la incidencia de la huelga, aunque un responsable de la zona informó por la tarde de que ésta se había acercado "a algo menos de la mitad de los convocados".

Sanidad y la Femyts se enzarzaron ayer en un cruce de acusaciones sobre la oportunidad de la huelga. El consejero, Juan José Güemes, señaló a las reclamaciones salariales como la auténtica razón del paro y aseguró que "en los últimos cuatro años la retribución por hora de los médicos de familia ha crecido un 63%, 40 puntos por encima de la evolución del IPC". Güemes añadió que las otras peticiones de los médicos están incluidas en los acuerdos alcanzados con los profesionales en los últimos años y que "todavía están aplicándose escalonadamente".

La Femyts, por su parte, acusó a Güemes de falsear los datos sobre retribución y negó que las reclamaciones salariales estén detrás del paro. "Para explicarlo sencillo: no pedimos que nos paguen más por nuestro trabajo. Pero si tengo que asumir el trabajo de un compañero de baja al que Sanidad no sustituye para ahorrar, sí creo que tengo derecho a ser remunerado por la sobrecarga de pacientes y horas que me veo obligado a asumir", explicó un portavoz de la Femyts. El grueso de las reclamaciones, sin embargo, se centran en pedir "una batería de medidas que permitan mejorar la asistencia que reciben los ciudadanos y la conciliación de la vida familiar y laboral".

Principales peticiones de los facultativos

- Reducción del número máximo de tarjetas sanitarias p0r médico de familia a 1.200 y por pediatra a 900.

- Impulso de medidas para flexibilizar la jornada laboral.

- Instauración de la receta electrónica y de la firma electrónica en los documentos médicos.

- Ampliación del personal auxiliar en la consulta.

- Revisión del pago de ausencias no suplidas para los facultativos que deban asumir la carga de trabajo.

- Campaña de educación promovida por la Consejería de Sanidad para el uso adecuado de los servicios sanitarios entre los ciudadanos.

- Reconocimiento económico de la carrera profesional para los médicos interinos que ejerzan en la sanidad pública

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de abril de 2008

Más información