Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC reclama a Zapatero que cumpla con sus votos catalanes

En su congreso exaltará el federalismo y el perfil propio

Recordar al PSOE que 1,6 millones de votos vienen de las alforjas del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), por si acaso. Eso es lo que hizo ayer el PSC, primero mediante su portavoz, Miquel Iceta, y después a través de su primer secretario, José Montilla. El marco era incomparable, con los 25 diputados en el Congreso que aportan los socialistas catalanes y los 8 senadores.

El PSC ha mantenido hasta el momento que el éxito del PSC el 9-M fue la combinación de la defensa de los intereses de Cataluña y el cartel que lideraba José Luis Rodríguez Zapatero. Empezó el matiz. Iceta, hábil en la palabra, manifestó que "el mérito del más de millón y medio de votos es de Zapatero, pero también tiene una responsabilidad con los votantes". El PSC está harto de que se le pregunte por cuántos ministerios desea, quiere resultados.

La legislatura catalana depende del desarrollo del Estatuto y del sistema de financiación. El presidente catalán y líder del PSC, José Montilla, reivindicó para las candidaturas de su partido el "histórico" resultado que los socialistas obtuvieron en las generales. Le toca al presidente mover ficha en la financiación y en la publicación de balanzas fiscales.

Los socialistas catalanes están inmersos en un periodo precongresual, que será el 18 de julio, que empezará mañana con la presentación de la ponencia marco que no influirá ni en los programas ni en los acuerdos de gobierno del PSC.

Ponencia federalista

En los 50 folios de ponencia, muy teórica, coordinada por Iceta y con la ayuda de la Fundació Ramon Campalans, según fuentes socialistas se comprende "una exaltación del federalismo". Y también se hace un canto a la transversalidad del catalanismo no nacionalista del PSC. Es una manera también de distanciarse con el PSOE y de marcar perfil. También pone el Estatuto como hoja de ruta para la Generalitat.

Montilla, que en su día advirtió de "desafección" de Cataluña hacia el resto de España, sacó ayer pecho del trabajo del PSC. El líder del PSC animó a su partido a "representar y liderar la centralidad del catalanismo político". En campaña electoral el propio dirigente de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió que quizá el PSC representaba mejor la centralidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 2008