Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:10 años de Ciberp@ais

Apuesta cultural

El 12 de marzo de 1998 publicábamos el primer número de Ciberp@ís. El reto informativo era claro y se explicaba en sus mismas páginas: "Acercar al ciudadano a este mundo emergente de las nuevas tecnologías que están transformando la realidad cotidiana", explicar el entorno digital sin tecnicismos esotéricos, pero con rigor.

A lo largo de estos 10 años, Ciberp@ís ha escrutado los nuevos horizontes que han ido abriendo las tecnologías y lo ha hecho, básicamente, acompañando a quienes han estado en la avanzadilla. Ha habido crónicas del éxito y, también, del fracaso. De todas se ha intentado aprender. Nos han interesado más las personas que las máquinas. Más su uso innovador que el fetiche. El reto no está solo en disponer de tecnología, sino en la cultura de uso que el ciudadano crea o adquiere sobre la misma.

Hace 10 años, cerca de un millón y medio de españoles habían usado Internet en el último mes. Como recuerda Paul Virilio, cada nueva tecnología trae sus accidentes y las almas más refractarias al cambio los magnificaban presentando Internet más como mayordomo del crimen que como una nueva herramienta que iba a cambiar nuestras vidas. El combate informativo fue, en este sentido, también cultural.

Diez años no han pasado en balde. Y la sociedad ha comprendido que vivirá conectada o desaparecerá. La tecnología ya no es aquel milagro inexplicable para muchos, tenemos un trato cotidiano con ella. Pero sigue siendo necesario explicarse cada día la existencia de nuevos retos, nuevos usos. En esta tarea sigue empeñada la redacción de Ciberp@ís. El apoyo y las críticas de los lectores, con quienes caminamos juntos, nos sirven para procurar hacerlo mejor. A ellos y a nuestros anunciantes, gracias.

Para celebrar el aniversario hemos querido dar un vistazo a este pasado reciente e indagar en un futuro con máquinas más potentes con las que los ciudadanos, los verdaderos dueños, han de construir sus vidas. Contra los augurios apocalípticos está el empleo inteligente, creativo, de una tecnología amiga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de marzo de 2008