Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consistorio ha cedido al Arzobispado 120 millones de suelo público

José María Álvarez del Manzano, ex alcalde de Madrid, firmó en 1997 un convenio con el Arzobispado de la capital por el que el Ayuntamiento iba a ceder a la Iglesia 41 parcelas de suelo público (unos 80.000 metros cuadrados) a cambio de otras que sumaban 240.000 metros cuadrados. Hasta aquí, un gran negocio para la ciudad.

El problema es que 226.000 metros de los 240.000 que aportaba la Iglesia para las permutas eran suelo rústico no urbanizable que se encuentra en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Una parcela que, a pesar de su extensión, al no estar contemplada su urbanización en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid, no superaría, a precio de mercado actual, los 3,5 millones de euros.

A cambio, desde que se firmó el convenio, el Arzobispado ha recibido 37 parcelas diseminadas por todo Madrid, destinadas a uso parroquial, que suman 64.130 metros cuadrados y que, a precio de mercado, alcanzarían los 120 millones de euros. O sea, un gran negocio para la Iglesia.

Las cesiones, que todavía no han terminado, se han producido durante parte el último mandato de Álvarez del Manzano y los dos de Alberto Ruiz-Gallardón. El primero cedió a la Iglesia 42.899 metros cuadrados de suelo público en distintos puntos de la ciudad. El segundo va por los 21.239 metros. Y todavía llegarán más. Quedan cuatro parcelas para alcanzar la cifra que se acordó en el convenio de 1997.

"La descompensación del convenio es evidente, pero aún es más grave que la cesión de estas parcelas de suelo público no atienda a las necesidades reales de los vecinos", denunció ayer Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento. Por ello, Pérez pidió que parte de esas parcelas cedidas al Arzobispado "se dediquen a equipamientos sociales y la Iglesia se comprometa a no hacer negocio" con ellas.

Como ejemplo de lo "desproporcionado" de esta "supuesta política de intercambio de parcelas con el Arzobispado", Pérez recordó el caso de los vecinos del barrio de Butarque, en Villaverde, que han recogido firmas en contra de la cesión de una parcela para la ubicación de una nueva parroquia (el distrito ya cuenta con 17).

Sin embargo, el barrio de Butarque, que tiene 15.000 habitantes, no cuenta con ninguna escuela infantil, ninguna biblioteca, ningún consultorio de salud, y sólo tiene un colegio público y un centro de mayores, a pesar de que el 19% de su población, según Pérez, "es analfabeta".

IU piensa llevar esta cuestión al Pleno del próximo lunes y exigirá que se realice un control sobre el uso que se da a dichos terrenos. El Ayuntamiento rehusó ayer hacer declaraciones sobre este asunto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de marzo de 2008