Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A partir de ahora, futuro

En los próximos meses, los socialistas valencianos vamos a realizar un debate riguroso sobre el futuro del PSPV-PSOE, su liderazgo y, sobre todo, la aportación que el partido planteará a la sociedad valenciana, con el objetivo de recuperar la confianza y el crédito perdido; y, en consecuencia, llegar a conseguir que un nuevo gobierno, sólido y socialmente más justo y próximo a los ciudadanos, articule las decisiones en la Generalitat valenciana.

Espero y confío en que en los próximos meses no se hable tanto de políticos si no de las políticas a desarrollar. Es decir, que se hable de unión y fuerza común frente a exclusiones y valoraciones personalistas ya históricas y reiterativas en el partido. En definitiva, que se dialogue sobre cómo formular un socialismo acorde con las necesidades que exige este siglo que comienza, que prepare equipos, establezca objetivos y diseñe las necesarias planificaciones estratégicas de gestión, el conocimiento de la realidad y la información, siempre con una atención prioritaria al ciudadano.

Son los proyectos retadores y los discursos con nuevas voces los que garantizan el futuro

Es evidente que la Comunidad Valenciana está frenada por el lastre de una derecha política fatigada, dividida, de discursos reiterativos, y atenta, siempre, a los intereses particulares de unos pocos. No es exagerado afirmar que el Partido Popular se mantiene a través de trucos como el empleo sistemático de imágenes espejismo, de fastos impactantes; de una escenografía, cercana a lo teatral, que no tienen relación alguna con los intereses de la auténtica sociedad valenciana. Frente a esta derecha que utiliza a ultranza la descalificación, la demagogia y engañosos mensajes publicitarios, tenemos la obligación, como políticos de izquierdas, de presentar un proyecto, unas propuestas válidas que impulsen el futuro de nuestra Comunidad, recuperando su protagonismo en el contexto estatal e internacional.

Así pues, es preciso hablar de la necesidad de elaborar un nuevo discurso que configure un "nuevo socialismo valenciano". Una nueva manera de hacer comprometida con el territorio y que, en torno al talento, la tecnología y la tolerancia, perfile un fuerte liderazgo y entienda la excelencia como eje motor de nuestras propuestas y actuaciones. Porque es posible cambiar el modelo de Florida, es decir, aquél que basa su crecimiento, preferentemente, en el desarrollismo del cemento; para implantar y superar el de California, que supone un crecimiento fundamentado en el liderazgo de la excelencia intelectual, científica y tecnológica tanto en nuestro territorio como en el resto del arco mediterráneo.

Talento: en este mundo global y envuelto por la tela de araña que es Internet, los factores clásicos de producción están cediendo el paso a otro factor más importante y decisivo: el intangible capital intelectual. El talento, la formación, la creatividad, la defensa de la intelectualidad, la innovación, el sistema I+D, la gestión del conocimiento y la información... Todos estos elementos son activos intangibles que están en la raíz de la productividad y, en consecuencia, de la competitividad. Y deben ser, sin duda, los ejes motores de la nueva sociedad valenciana que nos liberará del poder del ladrillo para trasladarnos a un nuevo marco de relaciones regido por la inteligencia y trabajo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tecnología: necesitamos pensar en una apuesta por la Red, las innovaciones tecnológicas y la coordinación de las entidades investigadoras. También, impulsar las tecnologías en constante desarrollo y ponerlas a disposición de las personas. Y, asimismo, diseñar productos y servicios que abran nuevos mercados. Lo que implica la utilización de nuevas tecnologías que colaboren en la mejora de los procesos de producción, de manera que aumente la calidad de los productos, incidiendo, a su vez, en la optimización de la gestión y una mayor capacidad adaptativa en las formas de organización empresarial.

Tolerancia: los socialistas creemos firmemente en la convivencia pacífica, la cooperación, la integración y la optimización de las habilidades del grupo. La sociedad multicultural resulta más enriquecedora porque es capaz de relacionar, aglutinar e integrar las diferentes perspectivas surgidas de los diversos sectores y organizaciones sociales. Se ha de conseguir un proyecto compartido de sociedad que posea unos objetivos claros y alejados de todo sectarismo. Un proyecto abierto y pluricultural que nos conduzca a un futuro compartido y corresponsable.

En definitiva, el futuro tratará desde el liderazgo, la excelencia y, finalmente, desde la reivindicación, por medio del acuerdo y el compromiso mutuo, de nuestro reconocimiento y valoración como pueblo valenciano con un valor social, económico y cultural que destaque en el conjunto del Estado español y en el marco europeo. Debemos exigir con firmeza y negociar con rigor y convicción todo lo que entendemos necesario para que nuestra fuerza como pueblo sea mayor y, en consecuencia, incida en nuestro desarrollo para convertirnos en un referente mundial de la producción intelectual, científica y tecnológica.

Tenemos la inmensa suerte de vivir y convivir en una tierra singular, de gentes comprometidas y trabajadoras, de gran capacidad intelectual y creativa. Y también tenemos la mirada puesta en el mar, del que hemos aprendido tantas cosas a lo largo de nuestra historia como pueblo. Y, sobre todo, tenemos nuestras propias señas de identidad puestas en el alma. Pero, de nuevo, nos corresponde a los socialistas inventar el futuro, un futuro apasionante en un nuevo siglo que, para nuestra tierra, pide un socialismo innovador y valenciano, comprometido con el territorio, con nuevas miradas de futuro, nuevas formas y nuevas propuestas. Por tanto, son los proyectos retadores y los discursos con nuevas voces los que garantizan el futuro de nuestro territorio, sin olvidar que éstos deberán tener como destinatarios al conjunto de las personas que conforman la sociedad valenciana.

Francesc Romeu es director de la Fundación Jaime Vera-PSOE y miembro del Comité Nacional del PSPV-PSOE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS