Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo de Dubai deshace el acuerdo de compra de Inmobiliaria Colonial

La empresa española no logró el apoyo de los bancos, como exigía la oferta

La compra de Colonial por el fondo de inversión del Gobierno de Dubai vuelve a estar en vía muerta. El fondo soberano comunicó a última hora de ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el acuerdo suscrito el 11 de marzo no entrará en vigor. Colonial no logró recabar el apoyo de los bancos que financian a la inmobiliaria y a sus principales accionistas, dos cuestiones a las que el fondo de Dubai había vinculado la oferta.

ICD deja la puerta abierta a renegociar nuevas condiciones para otro pacto

El fondo Investment Corporation of Dubai (ICD) había puesto tres condiciones para adquirir el 80% de la compañía. Colonial cumplió la primera al dar su visto bueno a la segregación de la inmobiliaria en una división de patrimonio (el alquiler de oficinas y centros comerciales, que es el negocio en el que está interesado ICD), y otra de gestión de suelos y desarrollo de promociones inmobiliarias.

Las otras dos condiciones eran que Colonial llegase antes de la medianoche de ayer a un acuerdo de refinanciación del préstamo que tiene con varios bancos; y que las entidades que financiaron a los principales accionistas liberen los títulos de Colonial que dieron en garantía. Al no conseguir el respaldo de los bancos, el fondo dio por roto el pacto. "A la hora de registro de la presente comunicación, no se han cumplido las condiciones de entrada en vigor del contrato de compraventa del 11 de marzo de 2008, por lo que el mismo no ha entrado en vigor", comunicó el fondo a la CNMV.

Pero como viene siendo habitual en la compleja negociación entre el fondo de Dubai y la inmobiliaria española, que ha motivado varias suspensiones en la cotización de Colonial, queda abierta una puerta. En su nota al regulador bursátil, ICD admite que "consideraría" cualquier nueva posibilidad que se plantee "más allá de los términos previstos" en el acuerdo ya caduco.

El endeudamiento de la compañía y de sus principales accionistas ya motivó a principios de mes un primer desencuentro entre el fondo de Dubai y Colonial a principios de marzo. Entonces, como ahora, ICD puso un plazo para que la firma española obtuviera nuevas condiciones de los bancos. En aquella ocasión, Colonial tampoco logró el respaldo de las entidades financieras, pero cuando la CNMV inquirió a ambas compañías sobre la situación del acuerdo de compra, las dos contestaron que reabrían las negociaciones.

En el acuerdo roto ayer, ICD exigía que los accionistas de la inmobiliaria, principalmente los dos primeros, Luis Portillo (34,19%) y Nozar (12,25%), acordaran con los bancos que les financiaron en la compra de títulos de Colonial que liberasen las acciones que presentaron como garantía y que están pignoradas para que puedan así venderlas en la oferta.

Posteriormente, Dubai también condicionó su oferta a la consecución de un acuerdo de refinanciación de la deuda de Colonial con sus bancos acreedores, fundamentalmente con Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland, Eurohypo y Calyon, con los que la inmobiliaria tiene suscrito un préstamo sindicado de unos 6.300 millones de euros (la deuda global de la compañía roza los 9.000 millones). El comunicado a la CNMV deja claro que Colonial no cumplió ninguno de los dos requisitos, aunque ayer no hubo ningún pronunciamiento oficial de la empresa.

La oferta del fondo soberano suponía pagar 1,19 euros por cada acción de la parte de patrimonio de Colonial, además de acciones de la nueva sociedad que se creará con los activos de suelo y promociones. El precio de los títulos de esta empresa será de entre 0,70 y 0,75 euros por acción, con lo que el importe total a abonar, en metálico y acciones, oscilará entre 1,89 y 1,94 euros por acción.

Los propietarios de Colonial valoran la división patrimonial en 6.600 millones, aunque la oferta del fondo se quedaría en casi la mitad. La inmobiliaria ha sido una de las más castigadas por la coincidencia de la crisis financiera internacional y el parón de la construcción en España. Ayer, antes de que se diera por roto el acuerdo, perdió un 3,7% en Bolsa y cerró a 1,02 euros por título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 2008