Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visa reta a la crisis con un exitoso estreno en Wall Street

Visa debutó en Wall Street a lo grande, con una subida del 35% en el arranque de la jornada bursátil, hasta llegar a los 59,5 dólares por acción (37,64 euros). El mayor emisor de tarjetas de crédito del mundo fijó la noche antes el precio de salida en los 44 dólares, con lo que los bancos propietarios recaudaron 17.860 millones de dólares (11.445 millones de euros) antes de que la entidad empezara a cotizar. Al cierre, la subida se quedó en el 28,4%.

Se trata de la mayor colocación de acciones en la historia del parqué neoyorquino, sólo superada a escala mundial por los 21.900 millones del Commercial Bank of China en 2006. Visa sigue así los pasos de su rival Master Card, que multiplicó por cinco su capital bursátil desde el debut en mayo de 2006. Y supera además los 10.600 millones colocados por AT&T Wireless en 2000.

El momento del estreno no es el ideal, por las turbulencias que afectan al mercado de crédito desde el verano. Y un precio de salida tan alto planteaba dudas. No importó y la demanda por hacerse con sus títulos era extrema, lo que dio un impulso psicológico al parqué. Visa, que cotiza bajo el símbolo "V" en el New York Stock Exchange (NYSE), no es sólo la más grande en el negocio, si no que es la que mejor lo hace.

Al igual que Master Card, genera sus ingresos en el procesamiento de los pagos. Esto evita que esté expuesta a la crisis financiera como los bancos que soportan la deuda vinculada a las compras con dinero plástico. Cuando se ralentiza la economía, la gente usa las tarjetas en operaciones más pequeñas y más numerosas.

Los grandes bancos propietarios de Visa, como JP Morgan Chase, Citigroup y Bank of America, fueron los grandes ganadores de esta transacción, ya que con el efectivo que recaudarán podrán tapar parte de los agujeros abiertos en sus cuentas de resultados por el estallido de la burbuja hipotecaria. Visa, por su parte, utilizará el capital obtenido para completar su plan de reestructuración y ser más independiente de los bancos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 2008