Medio Ambiente localiza 18 acuíferos más contra la sequía

La escasez de lluvias obliga a cambiar la gestión del agua en todos los ámbitos

La sequía ha encendido las alarmas. Galicia no está preparada para la falta de lluvia, según evidencia la inusual sequía de los últimos meses, que apenas ayudan a compensar los embalses de la comunidad, destinados en su mayoría a la explotación hidroeléctrica por empresas privadas. Los cambios en la gestión del agua se prolongarán durante años, pero ya empiezan a tomarse medidas.

La prioridad que hasta ahora ha tenido el negocio hidroeléctico va a supeditarse a la de suministro de agua para uso doméstico y agroganadero. Paralelamente, los técnicos de Medio Ambiente de la Xunta han localizado 18 acuíferos en el arco costero de Vigo a Ribadeo cuyo caudal sólo se emplea en usos agrarios y que ahora se piensa utilizar para el consumo de las poblaciones.

La Xunta proyecta obras de emergencia en las zonas más habitadas y secas de la comunidad y en 13 ayuntamientos de las cuatro provincias ya está en marcha la construcción de nuevos depósitos y operaciones de mejora en los sistemas de bombeo y de captación fluvial. En otra veintena de municipios se licitarán los proyectos "de forma inminente".

La situación de emergencia ha propiciado la creación, por parte de sindicatos y Xunta, de una comisión que tratará de reconducir las formas tradicionales del trabajo de agricultores y ganaderos hacia prácticas más ecológicas que eviten el actual despilfarro de agua, un objetivo en el que se quiere sensibilizar tanto a los ciudadanos en general como a las distintas administraciones. A su vez, la Consellería de Medio Ambiente prepara un programa para reutilizar, para usos industriales, riego de jardines o lavado de calles, las aguas residuales filtradas en las depuradoras, con lo que se minimizarán, de paso, los vertidos al mar y a los ríos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de marzo de 2008.