Tecnología

Un tribunal avala el chip que 'abre' las consolas

David venció a Goliat. En esta ocasión, ante los tribunales. Un auto de la Audiencia de Valencia respalda la comercialización de un chip realizada por un establecimiento de la ciudad dedicado a reparar, modificar y vender consolas. Aunque el chip, entre otras posibilidades, permite utilizar software pirateado, ésa es una cualidad del dispositivo, no una intencionalidad de negocio del vendedor.

Restituto Clemente, de 30 años, montó en 2005 una franquicia de ChipSpain. El 13 de febrero de 2007, a las 13.00, la policía local de Valencia se presentó en su local. En la mano, una denuncia. Con la patrulla, un perito en representación del Ministerio de Cultura. La primera conclusión de aquella visita: incautación de 100 consolas y la apertura de una causa penal por piratería. Aquel día empezó una batalla legal que concluyó ayer. Enfrente tenía a la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (Adese). La titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia archivó la causa, de acuerdo con el informe del fiscal. Les parecía claro que comercializar chips como Modbo o Matrix-Infinity no era delictivo ni de ello se podía desprender una acción premeditada y comercial de piratería.

Más información

Esa primera decisión judicial llegó hace dos meses. Pero Adese y varias compañías recurrieron. La sección quinta de la Audiencia de Valencia, tal como ayer señaló el abogado de Clemente, Carlos Sánchez-Almeida, "ha puesto fin a un auténtico abuso".

Sánchez-Almeida, en un ejercicio pedagógico, compara la situación con la venta de un utensilio tan común como un cuchillo. "Es lo que es, su uso es cortar carne, pan, pescado. Pero también mata. Sí. ¿Quién es el responsable de ese uso? Desde luego, no lo es quien vende el cuchillo".

El auto judicial recoge: "Los chips que se instalan o se pueden instalar en las videoconsolas de autos pueden servir, desde luego, como dispositivo tendente a desprotegerlas para permitir utilizar juegos no originales, pero también para permitir la ejecución de juegos originales de otras zonas y para convertir la consola en un ordenador personal apto para realizar múltiples tareas absolutamente lícitas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de marzo de 2008.