Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | AGUSTÍN JIMÉNEZ - ACTOR | PROPUESTAS

Bomberos medievales

El actor madrileño, que interpreta estos días Los monólogos que te dije en el teatro Alcázar de Madrid, rememora sus andanzas juveniles por el Camino de Santiago.

La verdad, no le pega lo de ser muy devoto.

Sí, en realidad fue un pronto. Un amigo nos lo propuso el día antes, y al final acabamos cuatro colegas del barrio caminando desde Roncesvalles.

¡Pero menuda pateada!

Tardamos un mes, y eso que hacíamos 35 kilómetros diarios. Todo porque el amigo que lo propuso seguía un códice medieval. Un día, un cura vio el códice y nos preguntó que dónde estaba el caballo.

¿Qué caballo?

Eso le dijimos. Y nos dijo que el recorrido de ese códice era para hacerlo a caballo, no a pie.

Suena más razonable.

Es que lo nuestro no era normal. Llegábamos tardísimo a los poquísimos albergues que había entonces. Dormíamos en cementerios y hasta en las cunetas. Y por la mañana, a cosernos las ampollas.

Espero que no todo serían malos recuerdos.

El mejor fue llegar a Santiago el 25 de julio y comprobar que nos habíamos convertido en leyenda. Los peregrinos franceses nos conocían como les pompiers (los bomberos). "Hay un grupo de chicos de 14 años que van tan rápido que parece que van a apagar un fuego", rumoreaba la gente.

¿Repetirá?

Puede. Ir de un lado a otro andando, desde entonces, no es nada para mí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de marzo de 2008