Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

Pizarro alerta de la gravedad económica a medio plazo

El número dos del PP al Congreso de los Diputados por Madrid, Manuel Pizarro, advirtió ayer en Valencia de que la "gravedad" de la economía española no puede verse "estáticamente" porque la situación "no es tan mala", ya que tiene "el déficit más o menos controlado" y "un punto de diferencia en la inflación con Europa". Sin embargo, aseguró que en su progresión se acentúa esa "gravedad" ya que no es posible devaluar el euro para ajustar la economía y 1,2 puntos de inflación por encima de los países competidores tendrá un 12% de incremento en los precios.

Pizarro, que mantuvo ayer un encuentro con la Asociación Valenciana de empresarios (AVE) en sustitución de Mariano Rajoy, aseguró que España tiene la balanza por cuenta corriente más desajustada de la OCDE, "ingresando un 10% menos de lo que paga fuera", lo que en su opinión es "peor dato que el del [aumento del] paro" porque "un 10% de desequilibrio no es sostenible a medio plazo".

El candidato popular apostó por realizar un ajuste en todos los sectores, empezando por las administraciones públicas, para "limar décimas de competitividad" con respecto a países como Francia y Alemania, "que aunque crecen como España, generan empleo, mientras en España aumenta el paro". Pizarro justificó su irrupción en la política por la "gravedad" de la situación económica y, según dijo: "Por devolver al país parte de lo me ha dado".

El presidente de AVE, Francisco Pons, presentó a Pizarro como "potencial ministro de Economía" y, tras efectuar una enumeración de los riesgos que amenazan a la economía española, subrayó la necesidad de que los partidos creen confianza y estabilidad política y social. "Cuando la economía va bien, los partidos pueden permitirse la tensión y la confrontación sobre el terrorismo, la inmigración o los estatutos de autonomía", señaló, "pero cuando el horizonte está plagado de nubarrones y la economía necesita importantes reformas estructurales, los partidos están obligados a cooperar entre ellos y con la sociedad civil para eliminar la incertidumbre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2008