Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ENTRE 15 Y 30 EUROS | COMER

Del Bierzo al Raval, todas las noches

En el corazón de Ravalquistán, tres hermanas unieron sus fuerzas para crear un lugar divertido y sabroso. Berta trabajaba en una agencia de viajes, Bibiana era traductora, y Beatriz, bailarina. Tres bes llegadas del Bierzo a Barcelona. Crearon Las Fernández -ése es su apellido-, un local diferente para cenar bien, sin filigranas y a buen precio. Las Fernández nació hace cuatro años con el empuje de estas tres hermanas que contaban con experiencia cero en el mundo gastronómico. Se unieron a una cocinera, Belén Hernández, y marcaron un camino claro: no podían perder su raíz berciana. Después llegó el local, en el barrio del Raval, y el diseño. Se dejaron de historias zen y minimalistas y se lanzaron a por el color. Barra roja, mesas naranjas, sillas diferentes, lámparas antiguas y, sobre todo, una cocina abierta que invita a entrar. Todo con un toque muy almodovariano.

Las Fernández

Carretas, 11. Barcelona. 934 43 20 43.

Abre las noches, de martes a domingo.

'Web': www.lasfernandez.com.

La zona leonesa del Bierzo está siempre presente en sus cartas: lacón con pimientos de la comarca, tabla de embutidos, el famoso botillo, cecina de León en tapa o una ensalada que triunfa con espinacas frescas, manzana verde y cecina. Para empezar, imprescindibles las papas don't preach, patatas al horno con aceite de rúcula y albahaca. Los platos del día permiten que el camarero se siente y explique con calma las propuestas. Algunos clásicos son el pulpo a feira con nido de patata, cordero al horno especiado tipo paquistaní en honor al barrio, ensalada con frutas de temporada y crema de foie y la sartén con almejas al vino blanco del Bierzo. De postre, entre otros dulces, el tiramisú casero y las castañas del Bierzo en almíbar con sorbete.

Las Fernández sólo trabajan por la noche, hacen dos turnos de martes a domingo y se puede comer por menos de 30 euros. "Estamos encantadas en el barrio. Nos declaramos ravaleras. Queríamos un local agradable y familiar", explica Berta, una de las tres propietarias. Las Fernández ofrecen sus paredes a los clientes y amigos. Cada dos meses se cuelga una nueva exposición, ya sea de camisetas, cuadros o fotografías. Berta señala: "Está bien porque los artistas venden".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008