Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone venció en 2007 la batalla del móvil frente a sus rivales

La compañía británica es la única que ganó cuota por ingresos y clientes

Vodafone suma y sigue. Por segundo año consecutivo la operador británica ha batido a sus rivales en casi todos los terrenos. Pero vencer en 2007 era mucho más importante. Porque no era un año cualquiera, sino el ejercicio en que se estrenaban en el mercado las nuevas compañías de móviles (Yoigo, Carrefour Móvil, Happy Móvil, Euskaltel Móvil, Pepemóvil y otros) que viven de robar clientes a las tres grandes compañías (Movistar, Vodafone y Orange). En ese nuevo marco, Vodafone fue el único de los tres que ganó cuota de mercado tanto en número de clientes como de ingresos, mantuvo el liderazgo en los usuarios de tercera generación (3G) -los que utilizan servicios más avanzados- y recaudó más por abonado.

Así, la marca de la coma roja aumentó del 30,7% al 31,2% su cuota de mercado por número de clientes, al captar 1,34 millones. Movistar registró un ligero descenso en su cuota (del 45,6% al 45,1%) que fue más pronunciada en el caso de Orange (del 23,6% al 21,9%).

No obstante, Movistar aún fue el que más incrementó en cifras absolutas su cartera de clientes (1,38 millones) para cerrar con 22,8 millones, muy lejos de Vodafone (15,81 millones) y Orange (11,09 millones).

La marca francesa se dejó en el camino 23.000 abonados, aunque en esas cifras hay que incluir la ruptura de su pacto con Euskatel (290.000 usuarios menos), y la limpieza de medio millón de líneas de prepago que estaban inactivas.

Yoigo consiguió finalizar el año con 427.000 abonados, y el resto de nuevos operadores -llamados virtuales porque no tienen red de antenas propias- con 506.000 clientes. En total, en 2007, el primer año completo de operaciones para muchas de estas compañías, han conseguido un 1,8% del mercado.

La marca que patrocina a McLaren tiene también la mejor cartera de clientes: gastan más, hacen más llamadas y están tecnológicamente mejor equipados.

Y es que mientras los abonados de Orange gastan 25,2 euros al mes y los de Movistar 31,8 euros, los de Vodafone se dejan 34,2 euros al mes. No obstante, en los tres casos, ha caído ligeramente el ingreso medio mensual (ARPU), tanto por la bajada de precios como por la irrupción de nuevos competidores. Además, la compañía británica tiene 4,844 millones de clientes que utilizan terminales de tercera generación, que permite conexión a Internet o videollamadas, más del doble con los que contaba en 2007. Movistar posee 3,58 millones y 1,6 millones pertenecen a Orange. En ambos casos, triplicaron sus cifras. Los abonados de Vodafone hablan 181,7 minutos al mes de media y los de Movistar, 156 minutos.

Contrato frente a prepago

En ese crecimiento de los ingresos ha influido mucho la mejora de la calidad de los clientes. Y es que Vodafone ha conseguido que los clientes de contrato sobre el total alcance el 57,3%.

Ese esfuerzo por hacer que los clientes se sujeten a un contrato ha sido especialmente fuerte en el caso de Orange, que ha conseguido que representen el 54% sobre el total, 10 puntos más que 12 meses antes. No obstante, el campeón en esta categoría es Movistar, que cerró el ejercicio del pasado año en el 59,7%, tres puntos más que hace un año, y superando por primera vez a Vodafone.

La operadora británica sólo tiene un punto débil. Y es que sus clientes son menos fieles que los de su rival Movistar. La tasa de desconexión (churn) fue del 23,8%, es decir, que de cada 100 clientes nuevos que consigue pierde casi 24% mientras que su gran rival se deja el 20,8%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de marzo de 2008