Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Música para una graduación

La Sinfónica de Galicia estrena 'Such Places as Memory', de Fernando Buide

La trayectoria de Fernando Buide del Real (Santiago de Compostela, 1980) tiene algo en común con la de tantos emigrantes. La búsqueda de una riqueza material que muchos intentaron haciendo las Américas del siglo XX, se convierte, signo de los tiempos, en la de una formación artística al máximo nivel, en ese nuevo Eldorado que muchos sitúan en la Norteamérica de nuestros días.

Buide estudió música en su ciudad natal hasta que, a los 19 años, se trasladó a Oviedo, en cuyo conservatorio estudió piano y órgano, iniciando también sus estudios de composición, de la mano de Víctor Leoncio Diéguez. Fue alumno de la Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia desde 1999 a 2002, cuando era dirigida por James Ross. Admirador de la obra de Leonardo Balada (Barcelona, 1933), a quien conoció en 2003, éste le animó a continuar sus estudios de composición en Estados Unidos. Concretamente en la Universidad Carnegie Mellon, de Pittsburgh (Pensilvania, EE UU), donde terminó sus estudios de grado. En la actualidad está completando su doctorado en la Universidad de Yale, donde también desarrolla su actividad como profesor de Teoría de la Música.

La obra es un trabajo para la Universidad Carnegie Mellon

Toma su título de un libro del poeta y arquitecto John Hejduk

De la obra que estrena esta tarde la Orquesta Sinfónica de Galicia en el Palacio de la Ópera de A Coruña, Such Places as Memory, dice Buide: "Es mi obra de graduación en Pittsburgh y, como tal, es un trabajo en el que se hace una aplicación en síntesis de todo lo aprendido en técnicas y tácticas de composición". La obra toma su título del libro de poemas homónimo de John Hejduk (Nueva York, 1929-2000), "un auténtico humanista".

Hejduk escribió algunos ensayos filosóficos y libros de poemas. Como arquitecto, ideó técnicas de desarrollo de muros curvos y sus proyectos son un fin estético en sí mismos. "Su impronta como arquitecto está presente en Galicia con dos obras construidas en Compostela: el Centro Social de A Trisca y un proyecto póstumo de dos torres, retomado por Eisenman como homenaje a Hejduk, e integrado como parte de la Cidade da Cultura en el monte Gaiás".

Such Places as Memory es una obra breve, de una duración en torno a los 12 minutos, de la que dice Buide que "está estructurada en formas simples, a partir de dos temas, uno primero rítmico y otro de carácter casi improvisatorio". Estos motivos se exponen y se entrelazan constantemente en su desarrollo hasta alcanzar "un gran clímax orquestal". A partir de ahí, la intensidad decrece, se calma. La obra "contiene solos para cada familia instrumental de la orquesta" y su breve duración "se deriva de los requerimientos del concurso". Éste es el Concurso de Composición orquestal Harry Archer. Buide logró el primer premio, lo que llevaba aparejado el estreno de la obra por la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh, bajo la dirección de Lawrence Loh.

También fue interpretado por la Carnegie Mellon Philharmonic, dirigida por el venezolano Efraín Amaya. Las tendencias compositivas de Fernando Buide son "obras cuyo contenido se expresa en los mínimos gestos y temas posibles: acontecimientos que se desarrollen rápidamente y en su justa medida". Asegura ser "poco amigo de adagios y aires lentos o tristes". A la pregunta de si esto será porque a causa de su juventud ha tenido pocas ocasiones de sufrir, contesta tras pensar unos instantes: "Es posible, probablemente".

De Leonardo Balada, dice: "Es mi gran maestro, ha sido mi guía en los estudios y ha supuesto para mí un gran apoyo moral en mis composiciones. Desde luego, ha dejado en mí más huella que ningún otro, de momento". En cuanto a sus proyectos más inmediatos, cuenta con un encargo del Festival Mozart. "Se trata de una obra breve de cámara para violín, violonchelo, clarinete y piano en la que estoy trabajando actualmente". También está enfrascado en la redacción de su tesis doctoral: "Una investigación sobre la influencia de Schoenberg y la Segunda Escuela de Viena en Roberto Gerhard, un músico insuficientemente valorado en España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2008