Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Precampaña electoral

El PP aprueba en las Cortes iniciativas de su propio programa

Pons se arroga la voz del pueblo y Luna denuncia su intención totalitaria

La mayoría absoluta del PP en las Cortes Valencianas apoyó ayer sin fisuras su propia estrategia electoral. Esteban González Pons, portavoz del PP y candidato al Congreso por Valencia, solo arrancó el respaldo de sus compañeros a una iniciativa tramitada como especial y urgente que exige al Gobierno fijar una fecha para la llegada del tren de alta velocidad; reformar el modelo de financiación autonómica; hacer el trasvase del Ebro; y destinar 2.000 nuevos agentes a las fuerzas de seguridad a la Comunidad Valenciana. Cuatro exigencias sobre las que el PP valenciano ha organizado su estrategia de resistencia ante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

González Pons presentó los cuatro ejes de su iniciativa como "ideológicamente asépticos". "Lo que aquí pedimos no es para nadie, es para todos", insistió; es el momento adecuado para "fijar en pleno una tabla de reivindicaciones del pueblo valenciano" ante el futuro Gobierno, añadió; para acabar arrogándose "la voz de los valencianos". Pero en su argumentación González Pons no dejó de arremeter contra el Gobierno.

"Lo que pedimos es ideológicamente aséptico, no es para nadie, es para todos"

Enric Morera, secretario del Bloc y diputado de Compromís, defendió una enmienda para subrayar su independencia de los grandes partidos que dio cierta credibilidad a la estrategia del candidato del PP. Ambos coincidieron en solicitar que el trazado del tren de alta velocidad respete L'Horta Nord. González Pons cerró el intercambio con el diputado nacionalista con un texto preparado que tenía evidentes resonancias poéticas.

Ángel Luna, portavoz del PSPV, salió a matar. "Su propuesta desprende una intención totalitaria, solo lo que coincide con la ideología del PP es pueblo valenciano". Luna se esforzó por desarmar "las mentiras del PP" en torno al trasvase del Ebro y retó a González Pons: "Si logra demostrar que el partido socialista cambió su posición sobre el trasvase del Ebro a raíz del pacto del Tinell [el acuerdo tripartito entre PSC, ERC e IpC para gobernar la Generalitat catalana], yo dimito, si no, puesto que el programa de su partido no recoge el trasvase del Ebro, dimita usted", dijo Luna.

González Pons se remontó a 1994 para esgrimir un documento presentado en Alicante, cuando Luna era el alcalde de la ciudad, en el que la Generalitat socialista apostaba por el trasvase del Ebro. Luego citó un reciente informe del Ministerio de Medio Ambiente que considera "muy cara la desalinización como para convertirla en fuente principal de agua dulce". Finalmente, esgrimió el principio de acuerdo sobre el trazado del tren de alta velocidad alcanzado con Morera para concluir: "Hoy, el PSOE se queda solo en la crispación".

Luna sentenció que "la tecnología avanza y solo los que se quedan anclados en un reguerón no cambian su posición"; recordó que el propio Gerardo Camps explicó en diciembre pasado que no era momento para tratar la financiación autonómica; citó el alza de inversión del Estado en seguridad en la Comunidad Valenciana; y comparó las obras ejecutadas en la línea de alta velocidad por los gobiernos de Aznar y Rodríguez Zapatero. No hubo respuesta.

El presidente de la Generalitat entró en el hemiciclo cuando Luna dejaba la tribuna. Sonrió. Se sumó a la abrumadora mayoría que el PP disfruta en las Cortes Valencianas y dejó el pleno.

A continuación, la socialista María José Salvador arrimó el ascua a su sardina al exigir cuentas al Consell sobre la aplicación del plan de fomento del alquiler para favorecer la emancipación de los jóvenes que impulsa el Gobierno. Pero tropezó con Miguel Peralta, número tres de la candidatura del PP al Congreso por la provincia de Alicante, que se despidió de las Cortes y apuntó más alto: "Como resultado de las iniciativas de Carmen Chacón [ministra de Vivienda], el Gobierno paga el alquiler de 1.200 pisos vacíos". Una vez más, el aludido no estaba presente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 2008