Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 2008 | Precampaña electoral

50 radicales impiden dar una conferencia a Dolors Nadal, del PP

Salió protegida por cuatro escoltas de los Mossos d'Esquadra, por la puerta trasera y sin poder hablar sobre el canon digital, como había previsto. La candidata del PP por Barcelona, Dolors Nadal, tuvo que abandonar ayer la Facultad de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) por la presión de medio centenar de independentistas radicales.

Al grito de "fuera fascistas de la universidad", los jóvenes increparon a la candidata popular y, tras un enfrentamiento con los policías, accedieron al aula donde iba a pronunciar la conferencia. En el forcejeo, uno de los manifestantes rompió la chaqueta a un mosso y le hirió levemente en una mano.

La agresividad de algunos estudiantes obligó a los mossos a tomar una decisión: desalojar a Nadal. La candidata bajó en ascensor hasta la salida. Los jóvenes la persiguieron por las escaleras y siguieron gritando.

El Departamento de Interior ofreció, la semana pasada, medidas de seguridad a todos los candidatos a las elecciones del 9 de marzo. El PP no formalizó su petición hasta ayer a las 11.48, según fuentes del departamento. Es decir, apenas unos minutos antes de que se celebrara el acto. Diversas informaciones alertaron a los Mossos de la posibilidad de que hubiera altercados. Por ello Interior movilizó, de oficio, a tres escoltas adicionales para garantizar la seguridad de Nadal. En caso de haber recibido la petición antes, las medidas de seguridad habrían sido idénticas, según las mismas fuentes. "La policía sólo puede entrar en un recinto universitario por indicación del rector", recordó ayer a este diario el consejero de Interior, Joan Saura. Una decisión que ayer no se produjo.

El rector de la UPF, Josep Joan Moreso, dijo sentirse "avergonzado" y abrió un expediente para aclarar quién participó en el boicoteo. El Gobierno catalán también condenó el ataque.

En declaraciones a este diario, Nadal exhortó a "tomar en serio los brotes de violencia que quieren impedir la libertad de expresión", y advirtió a los violentos de que "no conseguirán erradicar al PP de la vida pública" en Cataluña. El PP ya sufrió boicoteos similares en las campañas electorales de 2004 y 2006, y la semana pasada la también popular María San Gil fue increpada en la Universidad de Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2008