Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ASIF ALÍ ZARDARI | Viudo de Benazir Bhutto

"No me mueve la venganza"

El viudo de la asesinada Benazir Bhutto, Asif Alí Zardari, pidió ayer a los paquistaníes que se unan para evitar la desintegración del país. "No me mueve la venganza", aseguró Zardari al pedir el voto a la población. "No pretendo ir contra un individuo en concreto ni contra un grupo determinado", dijo sin mencionar al presidente Pervez Musharraf ni a la gobernante Liga Musulmana de Pakistán-Q, considerados por la mayoría de los simpatizantes del Partido Popular de Pakistán (PPP) "responsables" del atentado contra su líder, el pasado 27 de diciembre.

Pese a ser jornada de reflexión y estar prohibidos los actos electorales, el copresidente del PPP y la plana mayor de su partido asistieron en un hotel de Islamabad a la presentación de un nuevo periódico en lengua urdu, la lengua nacional de Pakistán. Zardari aprovechó la ocasión para insistir en que "ha llegado el momento de que todos estemos juntos para garantizar el futuro de Pakistán".

"Ni yo ni la nación nos hemos recuperado del golpe de la desaparición de Benazir, pero tenemos que unirnos para hacer frente a las fuerzas tanto interiores como exteriores que quieren balcanizar la región", subrayó.

Zardari, de 53 años, no se presenta como candidato en las elecciones de hoy debido a que hasta el asesinato de su esposa era más bien visto como una carga para el PPP. Conocido como Mister 10% durante los dos mandatos de Bhutto (1988-1990 y 1993-1996), Zardari fue encarcelado en 1990 por corrupción y chantaje a un empresario. Salió después de que Bhutto ganara las elecciones de 1993 para convertirse en ministro de Medio Ambiente y volvió a ser encerrado en 1996 por corrupción e inducción del asesinato de su cuñado Murtaza Bhutto. No salió hasta 2004 tras una negociación del PPP con Musharraf.

"Yo elegí estar en la cárcel. Podía haber salido el primer día", afirmó Zardari entre los aplausos de los presentes. Sus simpatizantes señalan que en un país donde la corrupción es rampante entre la clase política él "es el único que ha pagado con años de encierro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 2008