Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La precampaña electoral

Candidatos de fin de semana

Compromisos en otros puntos del país impiden más presencia

Raro es el sábado o domingo desde hace dos meses en que los partidos no programan actos de precampaña. La presencia en las listas de candidatos con compromisos en el resto de España por las tres circunscripciones valencianas, algunos con responsabilidades de gobierno, provoca que algunos de ellos durante la precampaña se hayan limitado a visitar la provincia por la que son aspirantes los fines de semana y poco más. El PSOE cuenta de cabezas de lista con la número dos del Gobierno, un ministro y otro que lo fue hasta hace poco. El PP lleva dos ex ministros.

Desde que se supo que la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, encabezaría la lista del PSOE por Valencia, la portavoz ha aumentado progresivamente, y siempre que su agenda institucional lo permite, la intensidad de la precampaña. "Si tengo que venir dos veces al día, lo haré", ha dicho De la Vega hace poco. Los días 1 y 2 de febrero son un ejemplo del que está siendo su plan de trabajo. El viernes por la mañana estuvo en el Consejo de Ministros, por la noche recogió un premio en Valencia y al día siguiente viajó a Oviedo por la mañana. A la vuelta paró para visitar las obras del AVE entre Buñol y Siete Aguas y poco después se unió a la procesión que el 2 de febrero se celebró por el 800 aniversario del nacimiento del rey Jaume I. A partir de este fin de semana se queda en Valencia.

Soria "arrancó bien y con fuerza, pero se ha deshinchado", dicen en su partido

Costa apenas ha ido por Castellón desde que renunció a su acta en 2004

"La ventaja de Esteban González Pons es que vive y es de Valencia", apunta el entorno del número uno del PP por esta provincia. González Pons, ex consejero de la Generalitat y actual portavoz popular en el Parlamento autonómico, va a acto por día, generalmente a lo largo de toda la semana y con escasas escapadas a Madrid. El político cuenta con el respaldo de todo el aparato institucional de la Generalitat, la diputación y los principales ayuntamientos. Con el presidente Francisco Camps ha participado en varios actos institucionales y de partido. Con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se dio el pasado viernes un baño de multitudes en el Mercado Central.

En Alicante, el candidato del PSOE y ministro de Sanidad, Bernat Soria, apenas ha hecho actos públicos en precampaña. Su condición de ministro le hipoteca buena parte de la agenda de lunes a viernes, así que sus actos estrictamente de partido se concentran los fines de semana. "Arrancó bien y con fuerza, pero se ha ido deshinchando", admite un cargo socialista que detecta cierto nerviosismo entre la militancia ante los pírricos resultados que está generando la precampaña electoral en cuanto a movilización de su electorado. La presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue recibida el viernes como un bálsamo y un aliciente para a partir de la próxima semana intensificar la presencia de Soria. "A partir del 21 se volcará", asegura una de sus colaboradoras. Soria se ha revelado como un "buen mitinero", admiten en el partido. Sin embargo, flaquea cuando se trata de reunirse con empresarios o abordar temas de infraestructuras, economía o medio ambiente.

Los populares también sufren un síndrome similar en Alicante. El ex ministro de Defensa Federico Trillo, que repite como cabeza de lista del PP por sexta vez, sólo aparece por Alicante cada cuatro años en campaña. Y la suya está siendo de muy baja intensidad. En la capital se ha limitado a acompañar al líder, Mariano Rajoy, a hacerse una foto de candidatura el día que se registró la lista y algunas pocas ruedas de prensa. Esta semana ha empezado a moverse por la provincia con visitas a Elche, Benidorm y Orihuela, pero su papel en la precampaña está siendo más que discreto. Fuentes del PP provincial señalan que el centro de la campaña son Rajoy y Zapatero. Además, en el caso de Trillo se combinan otros factores que justificarían una campaña discreta. La citación judicial por el accidente del Yak 42 en el que fallecieron 62 militares españoles, es uno de ellos.

En Castellón, la renuncia de Juan Costa a su acta de diputado tras las elecciones de 2004 redujo sus visitas a esta provincia a la nada. Fueron tan pocas como apariciones ha protagonizado al inicio de la precampaña, ya que estuvo ausente incluso cuando se anunció que volvería a ocupar el número uno por esta circunscripción. Costa, que sólo viajó a Castellón para posar en la foto de presentación de la candidatura, acaba de instalarse en la capital de La Plana a pocos días del inicio oficial de la campaña.

"Los días más intensos serán los del final", aseguran en su entorno. El popular ya advirtió que su cargo como coordinador del programa electoral del PP nacional le obligará a realizar, incluso en campaña, viajes a Madrid o a participar en los actos que le dicte la dirección nacional.

Costa apenas ha visitado el resto de la provincia, al contrario que su rival, el socialista Jordi Sevilla. Éste, que pasa tres o cuatro días de la semana en Castellón, ha desplegado un auténtico calendario de actos que, según uno de sus colaboradores, le ha llevado a asistir a reuniones y encuentros "en todas las comarcas de la provincia".

Sevilla se instalará definitivamente la próxima semana. "No ha podido estar más porque forma parte de la comisión permanente del Congreso", justifica mientras recita las reuniones sectoriales mantenidas hasta el momento. "Agricultores, autónomos, discapacitados, mujeres, Cevisama, Fitur....".

Esta información ha sido elaborada por Cristina Vázquez, Ezequiel Moltó y María Fabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 2008