Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hondarribia e Irún piden ahora que no se haga ningún cambio en el aeropuerto

Proponen dejar la pista con su longitud actual y sin franjas de seguridad

Los ayuntamientos de Hondarribia e Irún han encontrado un resquicio para tratar de resolver el debate sobre la pista del aeropuerto guipuzcoano. Ante la disyuntiva planteada hasta ahora de acortar o ampliar la plataforma de vuelos, han optado por "la tercera vía": no hacer ningún cambio y mantener operativos los 1.754 metros de longitud actuales.

La posición de ambos consistorios está sustentada en el plan estratégico que una consultora ha elaborado para la sociedad Ortzibia, donde están representados el Gobierno vasco, la Diputación guipuzcoana, los ayuntamientos de San Sebastián, Irún y Hondarribia, y la Cámara de Comercio. El documento, debatido en la reunión que celebró dicha sociedad el pasado jueves, contempla una posibilidad que no se había puesto sobre la mesa hasta ahora: "Considerar una excepcionalidad y no obligar a la implantación de las franjas de seguridad (150 metros en cada extremo de la pista) por las dificultades técnicas, económicas y de impactos en el territorio".

En el mundo existen "numerosos ejemplos" e incluso Aviación Civil "tenía previsto incluir a San Sebastián, junto a otros aeropuertos españoles", en una lista de aeródromos excluidos de la obligación de colocar las franjas de seguridad, dice el informe.

Desde 2001, sólo se habían barajado tres opciones: alargar la pista 600 metros, ampliarla 300 metros o reducirla 300 metros para reservar esta distancia para las zonas de seguridad. Esta última es la que está vigente en el Plan Director aprobado por el Gobierno socialista.

Hasta 2014

Irún y Hondarribia se decantan por no tocar la pista: "Si se queda como está, Hondarribia no pondrá ningún pero", dice el alcalde de esta localidad, el peneuvista Aitor Kerejeta. Su opinión coincide con la del regidor irundarra, el socialista José Antonio Santano. Ambos se opusieron en septiembre pasado a la propuesta de ampliar 300 metros la pista, como pretenden el Gobierno y la Diputación, porque condicionaba proyectos urbanísticos en la zona. Los consistorios más próximos al aeródromo, en cambio, se han sumado ahora al consenso institucional para pedir al Ministerio de Fomento que detenga los trámites para acortar la pista "mientras se realizan los estudios técnicos necesarios sobre la infraestructura". AENA tiene previsto adjudicar las obras antes del verano.

Kerejeta apunta que la obligación de establecer las franjas de seguridad "no es necesario cumplirla antes de 2014". "¿Por qué tanta prisa en empezar las obras?", se pregunta. La solución que plantean Irún y Hondarribia supondría la modificación del Plan Director del aeropuerto, dado que establece una reducción de 300 metros de la distancia efectiva de la pista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2008