Garzón envía a prisión a 11 de los 14 detenidos, nuevos jefes de Batasuna

El juez impone fianzas a tres dirigentes de ANV y PCTV y un ex concejal de EH

No va a quedar nadie para hablar en nombre de Batasuna. El juez Baltasar Garzón envió ayer a la cárcel a 11 de los 14 detenidos en la madrugada del lunes en el País Vasco, a los que imputa un delito de pertenencia a banda terrorista, por estimar que intentaban reestructurar la Mesa Nacional de Batasuna. Con éstos son ya 35 los presos de este macrosumario contra la cúpula de Batasuna y los partidos satélites, ANV y PCTV, instrumentalizados por ETA.

Más información

De los 35 reclusos, 26 formaban parte de la dirección de Batasuna elegida en 2006. Los restantes son cargos del partido o elementos llamados a integrar el nuevo equipo directivo asumiendo las funciones de los encarcelados. Sólo 12 integrantes de la ejecutiva de 2006 quedan en libertad, siete de los cuales son franceses. Únicamente la abogada Jone Goirizelaia y el tesorero Jon Gorrotxategi son conocidos. Garzón señala en su auto que trata de impedir la reiteración delictiva. Por ello, ha detenido a todos los que han pretendido hablar en nombre de Batasuna o representarla públicamente y ha asfixiado las finanzas de los proetarras, que tienen dificultades incluso para constituir las fianzas que el juez ha impuesto a algunos imputados.

El magistrado ha dejado en libertad bajo fianza de 50.000 euros a Sonia Jacinto y Jesús María Agirre, tesoreros del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV), a los que imputa un delito de colaboración con organización terrorista por su presunta participación en el vaciamiento patrimonial de su formación en favor de Batasuna y sus dirigentes.

También ha fijado una fianza de 20.000 euros para Kepa Bereziartua, presidente de Acción Nacionalista Vasca (ANV), que había sido citado a declarar en calidad de imputado por considerar que ha puesto a su partido al servicio de Batasuna, lo que supone un delito de colaboración con banda armada.

Sólo afinidad ideológica

Finalmente, el juez decretó la libertad bajo fianza de 60.000 euros para el ex concejal de Euskal Herritarrok en San Sebastián Juan José Ibazeta, para el que la fiscalía reclamaba prisión por haber actuado en representación de Batasuna en varias ruedas de prensa. Ibazeta fue el único de los detenidos que quiso declarar ante el juez y lo hizo para rechazar que estuviera participando en la recomposición de la Mesa de Batasuna. Los imputados disponen de un plazo de cinco días para hacer efectivas las fianzas.

El presidente de ANV, Kepa Bereziartua, contestó ante el juez, pero sólo a las preguntas de su abogado, Iñigo Iruin. El dirigente abertzale negó que existiera vinculación orgánica entre Batasuna y ANV, aunque reconoció afinidad ideológica.

Todos los demás ingresaron en prisión. Karmelo Landa, que hace años ejerció de europarlamentario de Herri Batasuna y que tras la detención de Pernando Barrena había asumido las funciones de nuevo portavoz, no quiso declarar y el juez decretó su prisión, aunque remitió su caso al antiguo sumario de Batasuna, el 35/02, del mismo juzgado, que está a punto de concluirse. Landa, por tanto, será juzgado con los miembros de la anterior Mesa de Batasuna, ya que el delito es el mismo. Los detenidos que han ingresado en prisión, además de Landa, son: Eusebio Lasa, Karmele Aierbe, Mikel Etxaburu, Aitor Aranzabal, Peio Galvez, Joseba Zinkunegi, Iñigo Balda, Mikel Garaiondo, Txema Jurado y Nuria Alzugarai.

[Cuatro encapuchados armados con martillos calcinaron anoche un autobús en la localidad vizcaína de Ondarroa, tras obligar a su conductor a abandonar el vehículo, informa Europa Press. Las llamas afectaron también a varios turismos aparcados junto al autobús].

El auto del juez indica que pretendían instrumentalizar al PCTV y ANV. ATLAS

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 13 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50