Cinco encapuchados atracan a un empresario orensano en su chalé

Los ladrones asaltaron al matrimonio con pistolas y machetes mientras dormía

Cinco encapuchados armados con pistolas y machetes y pertenecientes a una banda de Europa del Este que opera en otras ciudades españolas, según destacan fuentes de la investigación, atracaron sobre las 12,30 horas de la noche del lunes el domicilio del empresario orensano Justino Barbosa, propietario de la empresa Cepillos Barbosa e Hijos, en Cambeo (Coles).

Tras un secuestro exprés de apenas hora y media los ladrones huyeron sin causar heridas a nadie, con un botín según la familia "aún por determinar", pero que fuentes de la investigación cifran en más de 30.000 euros.

Más información
Cae una banda que cometió ocho robos en viviendas de Sevilla

Justino Barbosa, un conocido empresario orensano de 69 años de edad, y su mujer dormían el lunes en su chalé de Cambeo cuando sintieron sobre sus rostros los haces de luz de varias linternas que los deslumbraron. Al despertar, sobresaltados, descubrieron que estaban siendo encañonados.

Según la reconstrucción de los hechos realizada ayer por el portavoz de la familia, el abogado Luis Romero, los cinco integrantes de la banda accedieron al domicilio -en donde además del matrimonio se encontraba la suegra del empresario- forzando la cerradura de una puerta posterior después de haber intentado, sin éxito, doblar las rejas que protegen una de las ventanas del chalé. No sonó la alarma, "todavía no sabemos si porque estaba desconectada o porque la desactivaron", comenta el portavoz familiar. Una vez dentro, se dirigieron al dormitorio en donde se encontraba el matrimonio "y deslumbrándolos con las linternas, los encañonaron a los dos obligándoles a entregarles todo el dinero que tuvieran".

Barbosa tenía en casa "apenas unos cientos de euros", señala Romero, cantidad que pareció insuficiente a los atracadores. La familia les ofreció entonces joyas y otros objetos de valor que la banda despreció. Éste fue quizás el momento de mayor riesgo ya que, molestos por lo escaso del botín, los atracadores amenazaron al matrimonio con "hacerles lo mismo que a los del chalé de al lado", en donde vive la hija del empresario (la ex concejala de Hacienda en el primer mandato de Manuel Cabezas), y su marido, el interventor del Ayuntamiento de Ourense.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La intimidación (basada en una falsedad porque, en la casa de al lado, los atracadores no habían entrado) hizo reaccionar de inmediato a Justino Barbosa. "Gracias a su sangre fría", apunta el portavoz familiar, consiguió sacarlos del domicilio. El empresario les propuso ir a la fábrica, situada a tres kilómetros de la vivienda, en el polígono industrial de Tamallancos (Vilamarín), con el pretexto de entregarles allí más dinero.

Tres de los atracadores se subieron con Barbosa a un coche de la empresa en dirección a la nave industrial mientras que los otros dos permanecieron en el domicilio custodiando a las mujeres, que no sufrieron daños físicos aunque la suegra de Barbosa, octogenaria, se encontraba ayer "muy afectada" emocionalmente.

Al regresar de la fábrica, tras entregarles el dinero que guardaba allí, el empresario entró en su domicilio y los dos atracadores que permanecían dentro lo abandonaron, recomendándoles esperar un tiempo "prudencial" antes de avisar a la Policía, y se dieron a la fuga con los otros tres cómplices. La familia, que corroboró el acento "de Europa del Este" de los atracadores, "aunque podría ser fingido", no puede cuantificar por el momento la cantidad que la banda se llevó de la empresa. "No lo sabemos, hay que hacer balance", señala Luis Romero.

El portavoz de la familia advierte que sospechan que hubo un seguimiento de Barbosa previo al atraco pese a que "no hay constancia de que hubieran sido amenazados ni de que les hayan robado en otras ocasiones". Justino Barbosa y su mujer prestaron declaración ante la Guardia Civil que ha iniciado la investigación. Ante la dimensión alcanzada por este suceso y los rumores generados sobre una supuesta ola de hechos similares en la provincia, la Guardia Civil ha difundo un comunicado en el que informa de que no hay vinculación entre éste y otro robo cometido hace un par de días en el mismo municipio. "No coincide el modus operandi", señalan destacando que en el anterior no hubo intimidación con armas "y se llevaron joyas" de gran valor (diamantes y perlas) y 6.500 euros en metálico, aunque también en este caso los ladrones inutilizaron la alarma del chalé "y llevaban meses preparando el robo" que se cometió tras "un seguimiento de la familia".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS