Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda inaugura el primer Salón del Divorcio

Uno de cada tres matrimonios acaba en divorcio en Holanda. Estas cifras sitúan a los Países Bajos (con 16 millones de habitantes) en una zona intermedia del mundo occidental. El hecho de que muestren una tendencia al alza, ha sido una de las razones que ha llevado a juristas, consejeros matrimoniales, agentes inmobiliarios, detectives y hasta editores de postales con mensaje, a avalar el primer Salón del Divorcio del país. Un encuentro similar a cualquier otra Feria al uso, abierto este fin de semana en la ciudad de Utrecht.

"El divorcio es un fenómeno social que ha generado un mercado al que ni siquiera Internet es ajeno", aseguraba Felix Merks, uno de los organizadores, arropado por 30 casetas en una superficie de mil metros cuadrados.

Además de información sobre su coste, o los detalles de la custodia de los hijos, el Salón hacía hincapié en los servicios de mediación y consultoría para evitar rupturas. Cuando ésta era un hecho, varias empresas inmobiliarias aconsejaban la mejor forma de encontrar nueva casa. Y para que no quedara ningún cabo suelto, amigos y familiares podían ponerse al día con lo ocurrido ayudados por las editoras de tarjetas ilustradas. La más popular incluía la frase Nos hemos separado, bajo la imagen de dos flechas indicando caminos opuestos. Otras eran aún más escuetas: The End, sobre un fondo rojo.

En un intento de no convertirse sólo en el escaparate del negocio surgido el torno al divorcio, el Salón organizó también 25 seminarios sobre su prevención y la protección de los hijos. Según cálculos publicados en 2007, 57.000 menores se convierten al año en hijos de divorciados en Holanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de febrero de 2008