Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bilbao pierde peso como plaza financiera

La operación sobre Iberdrola preocupa tras el traslado parcial a Madrid del BBVA - Responsables empresariales lamentan la escasa influencia del Gobierno

La influencia de Bilbao como plaza financiera en el escenario nacional está perdiendo gas, según todos los expertos. La ciudad que fundó la primera bolsa de España impulsada por el sector privado, y que desde 1857 tenía una entidad de referencia como el Banco de Bilbao, se está alejando progresivamente del núcleo de ciudades con peso específico como centros de decisión financieros.

La deslocalización de muchos de los servicios del BBVA de la capital vizcaína hacia Madrid, que ha supuesto el traslado de más de un millar de ejecutivos, y la pérdida progresiva de empleo en las sedes de Euskadi, como denunciaron el viernes los sindicatos del banco, supuso la primera merma de su prestigio. Pero las auténticas luces de alarma se han encendido con la posibilidad de que la empresa francesa EDF y la constructora ACS compren y "despiecen" a la eléctrica Iberdrola, la otra gran corporación que tiene su domicilio social en la capital vizcaína.

La Bolsa bilbaína sigue creciendo en ventas como un mercado rentable

Se trata de una empresa que sólo en impuestos dejó en Euskadi en 2007 unos 300 millones de euros, -1.500 millones desde 2002-. Pero, sobre todo, los agentes económicos y sociales resaltan que el principal valor que atesora es el compromiso contraído con su entorno industrial y financiero. "Iberdrola y el BBVA son referencias mundiales vinculadas a Bilbao y perder eso es perder beneficios, prestigio y, sobre todo, tracción económica", afirma un portavoz de la patronal vizcaína Cebek. Iberdrola ha comprado en cinco años a empresas de la comunidad productos y servicios por valor de más de 1.600 millones de euros.

En algunos círculos empresariales cercanos a las grandes firmas vascas se intenta explicar la pérdida de peso de Bilbao como un fiel reflejo del progresivo deterioro de la capacidad de influencia política del Gobierno vasco en el concierto nacional. Argumentan que, frente a la pujanza e influencia de una Cataluña en el fondo pragmática, la imagen que proyecta el Gobierno vasco es la de un Ejecutivo volcado en una consulta de autodeterminación. Un Gobierno que, aunque propicia la creación industrial de puertas adentro, "ahora tiene una oportunidad de oro para demostrar que también sabe defender a Bilbao y a Euskadi como plaza financiera de peso en España y Europa".

La subdirectora de Norbolsa, Idoia Basterretxea, apunta que en el mercado donde se mueve Iberdrola tan pronto compras como te compran. "Esos son los riesgos de jugar en la primera división de las multinacionales. Iberdrola está en esa liga y, de la misma manera que compró Scottish Power en Escocia, una zona con mayor pujanza económica que Euskadi, ahora pueden comprarla a ella".

La página web del Financial Times tiene 641 entradas sobre Iberdrola desde enero de 2003, frente a las 1.049 del BBVA. Microsoft, como empresa de referencia mundial, tiene 9.914.

Norbolsa opera casi exclusivamente en la Bolsa de Bilbao, un mercado que, a pesar del traslado de las sedes de algunos de sus buques insignia, sigue creciendo año a año en volumen y consolidándose como un parqué fuerte. "La potencia de Bilbao como plaza financiera va a depender de su PIB, y del empuje de sus empresas. Hay una buena actividad desde la banca y desde las cajas. Pero no hay que engañarse, el País Vasco será una plaza financiera con peso específico en función de su PIB".

La Cámara de Comercio de Bilbao fue la última en sumarse a la preocupación ante la posible pérdida de la sede de la eléctrica y unir su voz a la marea de críticas políticas y empresariales contra esa operación.

Otros alejamientos

Detrás de los casos más emblemáticos de empresas que trasladan sus servicios y centros de decisión, como el BBVA, hay otras que poco a poco han hecho lo mismo. Seguros La Aurora, Cespa, Seguros Bilbao o Viajes Halcón se han alejado de Euskadi debido precisamente a cambios en su accionariado al ser compradas. Lo mismo les ha sucedido a dos de las más importantes empresas de informática que estaban bajo el manto de la corporación IBV, como Azertia y Landata. Recientemente Randstadt, la empresa de trabajo temporal ha anunciado que quiere comprar Laborman, que pertenece a la multinacional Vedior pero tiene en Bilbao su sede para España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de febrero de 2008

Más información