Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia frena obras del Gobierno en la red del agua

No hay manera. El gobierno del PP en Valencia, que encabeza Rita Barberá, se resiste a firmar el convenio que permitiría dar vía libre a 90 millones de euros de inversión en mejoras de la red del agua potable. La sociedad estatal Acuamed, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, declaró en 2005 de urgencia las mejoras en las potabilizadoras de Manises y Picassent y la renovación de las tuberías que parten de esas instalaciones para abastecer Valencia. El texto del convenio ha sido modificado varias veces, pero el Ayuntamiento sigue sin suscribirlo. Tres de las cinco obras planteadas están licitadas desde finales de 2006, y esperan el visto bueno de Barberá.

Acuamed se dirigió de nuevo al Ayuntamiento el 17 de enero en una carta que no ha obtenido respuesta. La sociedad ha renunciado a la titularidad de las obras hasta que se amortice la inversión, una de las objeciones esgrimidas por el PP, que también se opone a la subida del recibo del agua. Para recuperar costes de las obras, a lo que obliga la Unión Europea, el recibo medio subiría 60 céntimos.

La portavoz municipal socialista, Carmen Alborch, y la concejal del grupo Carmina del Río pidieron ayer a la alcaldesa que desbloquee una inversión que es "de vital importancia". "Si no se firma y moderniza la red, se pueden sufrir perjuicios importantes", añadió Alborch, quien recordó que en octubre de 2007 reventó una importante tubería que suministra agua potable a varios barrios.

La edil del Ciclo Integral del Agua, María Àngels Ramón-Llin, no aclaró la postura del PP respecto del convenio y se limitó a atacar la política hídrica del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2008