Clones de las secuoyas más impresionantes

En un parque de Marin County, en California, dos operarios cortan con cuidado ramas de secuoyas a más de 60 metros del suelo con el objetivo de crear centenares de clones de estas coníferas. Dentro de dos años, cuando los clones midan casi un metro, se utilizarán para crear bosques de secuoyas en otras partes de California y del mundo.

"Nunca se ha clonado el organismo más alto del mundo", explica William J. Libby, experto en genética forestal de la Universidad de California y miembro de la liga Salvemos las Secuoyas. Clonar una planta es simplemente conseguir una genéticamente idéntica. Con las secuoyas se hace bañando un trozo de rama de unos 10 centímetros en un cóctel de hormonas del crecimiento y plantándolo en una cámara con temperatura y humedad controladas. Hasta ahora se han obtenido 900 trozos, 300 de cada uno de los tres árboles utilizados. Se necesitan 20 trozos que hayan agarrado para reforestar 4.000 metros cuadrados.

Desde los años ochenta se utilizan clones de plántulas naturales del bosque, cuyos progenitores no se conocen. Al sacarlos de los árboles más altos y más viejos se consigue una mayor eficacia, piensa Libby. "Seguramente estos árboles son mejores, y desde luego son iconos".

El promotor del trabajo es el proyecto Champion Tree, que ha contribuido a clonar algunos de los árboles mayores y más viejos de Estados Unidos, incluido Matusalén, un pino de California que tiene 4.700 años y se cree que es el árbol más viejo del mundo.

El plan es crear una colección de clones no patentados de al menos 100 de las secuoyas, y donarlos a quien los pida y se comprometa a cuidarlos.

Sólo se conserva en Estados Unidos alrededor del 4% de los bosques antiguos de secuoyas. Las más altas miden 112 metros y pueden vivir más de 2.000 años. Hay varias razones para crear nuevos bosques en otros lugares. Una es salvar la especie en caso de una epidemia o de que resulte afectada por el cambio climático. También son una buena fuente de madera, porque crecen rápidamente y producen seis veces más que otras especies. [España es uno de los países en que hubo bosques de secuoyas, que se extinguieron hace casi dos millones de años].

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 05 de febrero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50