El tráfico desborda Valencia

Los atascos convierten la ciudad en una ratonera en las horas punta

Valencia registra todos los días situaciones de colapso en los principales accesos a la ciudad. Más de 700.000 vehículos transitan a diario por los accesos a la ciudad. En las horas punta, los conductores sufren crónicas colas para entrar, salir o atravesar la ciudad, lo que provoca, además de retrasos, irritaciones y, con frecuencia, alcances. Cualquier incidencia meteorológica o los habituales siniestros intensifican las proporciones de los atascos, que, con los efectos de las obras del metro, se extienden desde el corazón de la ciudad al área metropolitana.

En esos casos, según relatan en primera persona varios afectados, cubrir distancias cortas (como ir de Catarroja a Valencia) no es posible en menos de hora y media. De forma recurrente, el Ayuntamiento de Valencia atribuye estas situaciones a que el Gobierno central no invierte bastante en infraestructuras y tiene pendientes obras como la ampliación de la conexión de la avenida del Cid con la A-3.

Por el contrario, expertos en urbanismo y trafico apuntan hacia el diseño de una ciudad que crece en una sucesión de rondas pensando más en los vehículos en marcha que aparcados, a la carencia de un plan de transportes y a la condescendencia del Consistorio a la hora de aplicar sanciones a los aparcamientos en doble y triple fila para evitarse el probable desgaste político.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de febrero de 2008.

Lo más visto en...

Top 50