Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hombres asumen su parte en la infertilidad de la pareja

La infertilidad atañe cada vez más a los hombres. A ellos también se les puede pasar el arroz. Las clínicas de reproducción asistida detectaron un aumento de casos de cinco puntos en un solo año. En 2003, en el 30% de las parejas tratadas encontraron esta debilidad seminal, mientras que en 2004 (el último año del que hay datos) ya estaba en 35%. Los expertos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) creen que hay razones culturales para explicarlo: "Las parejas que antes no iban a estas clínicas ahora van saliendo a la luz, ya no ven esto como un tabú y vienen más a las clínicas; está pasando en otros países europeos. La esterilidad no es un asunto femenino", dijeron.

No lo es, pero inmediatamente explicaron este detalle: la calidad del semen, por más que deteriorada por el tabaco y el modo de vida, servía para fertilizar un óvulo joven, pero ahora, las mujeres demoran más la edad del embarazo y al semen pobre se lo están poniendo difícil.

La edad del hombre es un factor que cada vez se considera más cuando se estudia la infertilidad, algo que antes no se tenía tan en cuenta, por lo que la SEF recomienda tener hijos un poco antes de lo que ahora lo hacen las parejas españolas, prácticamente a la cabeza de Europa en retrasar la edad del primer parto.

Evitar listas de espera

De esta manera podrían ahorrarse las enormes listas de espera para iniciar un tratamiento previo al embarazo: una media de dos años, que algunas comunidades superan con creces. De los niños nacidos vivos en 2004 un 1,6% fue resultado de un tratamiento de reproducción asistida. Y los partos de tres fetos, antes muy propios de estos tratamientos, han disminuido un 62%, algo de lo que se congratulan en la SEF.

El 70% de los embarazos de fertilización in vitro (7.866 en 2004) son resultado de un solo embrión. Los responsables de la SEF lo celebran porque la tendencia es ir bajando el número de embriones para evitar con ello los riesgos de los embarazos múltiples.

También reclamaron más ayudas públicas para la gente que ha de someterse a estos tratamientos, cada vez más. Las listas de espera en la sanidad pública son de una media de dos años, que algunas comunidades superan con creces. Y pidieron que el Gobierno cree un registro sobre reproducción asistida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 2008