La construcción de la macroestación de Sol provoca fisuras en 30 casas cercanas

Una obra de una casa perfora el techo del metro en Alonso Martínez

Las obras de la macroestación de Cercanías que Fomento construye bajo la Puerta del Sol han provocado la aparición de fisuras en 30 viviendas y locales en los números 3, 5 y 7 de la calle de la Aduana, a 200 metros de Sol, según confirmó ayer una fuente de la constructora y adjudicataria de la obra, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). Bajo estas casas se ha excavado parte del vestíbulo del futuro intercambiador. Según FCC los daños son "mínimos" y se arreglan "con una mano de pintura".

Las fisuras aparecieron durante la excavación de la estructura, que concluyó en noviembre. Tres de los afectados confirmaron ayer la aparición de desperfectos. "Sí, tengo grietas, pero ya me las van a arreglar", señaló una mujer desde su balcón en el número 5. Nadie accedió a enseñarlas.

Las grietas, en la calle de la Aduana, están a 200 metros del kilómetro cero
Más información
Cortada la Línea 2 por un socavón de dos metros y medio en Sol

Las casas no han sido repintadas y las fisuras siguen en el mismo sitio. Según FCC, han esperado a concluir la excavación. Un grupo de topógrafos visita "a diario" las zonas afectadas para medir movimientos de tierra y posibles consecuencias en los inmuebles situados sobre las obras, iniciadas en marzo de 2006. En Sol estará la parada intermedia del nuevo túnel Atocha-Chamartín (el segundo túnel de la risa) que abrirá previsiblemente en verano.

A unos metros de esa zona, en la esquina de Sol con Carretas, una excavadora de las mismas obras abrió un agujero en un pasillo. El portavoz del PP en la Asamblea, Antonio Beteta, señaló ayer que "pudo haber sido un día de luto" y pidió la comparecencia del consejero de Transportes, Manuel Lamela, para que explique cómo ha afectado a Metro. Lamela lleva tres días sin dar señales de vida ante las peticiones para que se pronuncie sobre el archivo del caso Leganés, del que fue parte activa como consejero de Sanidad contra los médicos acusados de sedación irregular.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otro incidente, también causado por unas obras, obligó ayer a cerrar los accesos a la línea 10 de Metro en la estación de Alonso Martínez durante una hora. La rehabilitación de un edificio -para convertirlo en un hotel- en el número 3 de la plaza perforó, hacia las 15.00, el techo de un pasillo. Por el agujero se filtró arena que provocó una densa nube de polvo. "Oímos un ruido muy fuerte, como de explosión, y todo se llenó de humo. No se veía nada y la gente estaba muy asustada. Pensaban que era un incendio", relataba Javier un par de horas después. Fue una dependienta de la croissanterie, María Isabel, la que avisó al personal de Metro. "Nos tocábamos la cara y la teníamos negra. Hemos tenido que limpiarlo todo, y que tirar algunos productos", se lamentaba. Fuentes de la empresa responsable de las obras explicaron que una máquina que trabajaba en el sótano consolidando los cimientos perforó demasiado y provocó un agujero de 18 centímetros. El propio operario notó que tocaba chapa -el falso techo del pasillo del metro- y detuvo la máquina.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS