Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Precampaña electoral 9-M

El PP se bate en retirada en su rechazo a las 'listas cremallera'

Arenas estudia desistir del recurso ante el temor a otro varapaloArenas respeta la sentencia, pero reitera sus críticas a la paridad electoral

En el Partido Popular de Andalucía ha escocido el varapalo del Tribunal Constitucional al tumbar su recurso contra la Ley de Igualdad del Estado que obliga a las listas paritarias. Teme que este revés se vuelva a repetir con la demanda que tiene planteada contra la Ley Electoral de Andalucía, por lo que estudia retirarla. Esta norma es la más avanzada de España al fijar no sólo que ningún sexo tenga una representación inferior al 40% en las candidaturas, sino que además deben ser cremallera, es decir, alternar mujer y hombre (o viceversa).

"Es un gran triunfo para las mujeres y la sociedad", afirma Concha Caballero

El PSOE tiene a 4 mujeres liderando las listas andaluzas; el PP, una

El candidato del PP a la presidencia de la Junta, Javier Arenas, dejó ayer entrever que una retirada a tiempo es mejor que sufrir otra desautorización del Tribunal Constitucional y la consabida retahíla de reproches políticos de sus adversarios. "Es presumible que el Tribunal Constitucional plantee una respuesta que no diste mucho" de la dictada con la ley de Igualdad, dijo a Europa Press, por lo que el PP estudia "si retirar o no" el recurso de inconstitucionalidad.

La sentencia considera que la paridad no implica discriminación. La ponente ha sido Elisa Pérez Vera, magistrada del sector progresista del Constitucional y ex presidenta del Consejo Consultivo de Andalucía.

Un total de 62 diputados del Grupo Popular en el Congreso recurrieron al alto tribunal en septiembre de 2005 la Ley Electoral andaluza, reformada por el Parlamento tan sólo unos meses antes con el apoyo de PSOE, IU y PA. El PP se abstuvo.

En el recurso, los populares argumentaban que la presentación de listas electorales en la que se alternen hombres y mujeres vulnera el derecho a la igualdad y es "un ataque frontal contra el pluralismo". Según su opinión, desmontada ahora por el Tribunal Constitucional, la paridad en las candidaturas daría pie a que otros grupos sociales demandaran lo mismo por lo que con "semejante tendencia distributiva, se primaría la disolución del interés general en un conjunto de intereses parciales, más cercanos al corporativismo de regímenes antidemocráticos que a la libertad de la democracia representativa".

El PP calcaba en sus argumentos jurídicos párrafos idénticos a los recursos planteados por el Gobierno de Aznar a las leyes autonómicas de paridad electoral del País Vasco, Baleares y Castilla-La Mancha. De hecho, la decisión de los populares de denunciar la ley andaluza obedecía más a un cierto seguidismo con actuaciones pasadas que a convencimiento propio.

Aunque Arenas no despejó de manera tajante si plegaría velas con el recurso, PSOE e IU pidieron su retirada.Arenas aseguró que "respeta profundamente" la sentencia del alto tribunal, pero a renglón seguido aseguró que su partido "nunca ha creído en las cuotas" y no le parece "acertado" las listas cremallera. En el recurso planteado al Tribunal Constitucional, los conservadores aseguran que la alternancia de hombre y mujer en las listas es una "circunstancia de laboratorio [que] conduce derechamente a evidenciar el ataque frontal contra el pluralismo".

Los socialistas e IU reclamaron aye la inmediata retirada dele recurso y aprovecharon para situar al PP al lado de los sectores más reaccionarios. "No sólo es una buena noticia por el hecho de que la Ley de Igualdad deba ir caminando hacia la plenitud en su aplicación, sino que sitúa al PP en las posiciones más ultraconservadoras y derechistas", aseguró el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías. Desde el PSOE, la secretaria de Igualdad, Elia Maldonado, instó a Arenas a "recapacitar" al quedarse "sin argumentos" y "solo".

Amparo Rubiales, miembro del Consejo de Estado, consideró una "avance espectacular" el fallo ya que "despeja para siempre la duda" sobre la paridad electoral. A su juicio, el PP debería retirar el recurso a la ley andaluza y "asumir que esta es una realidad necesaria".

La portavoz de Izquierda Unida, Concha Caballero, instó al PP a que "demuestre que ha tomado nota de la lección" del Tribunal Constitucional. Para Caballero, la sentencia es "un gran triunfo para las mujeres, para los movimientos sociales que impulsan sus derechos y para la sociedad en general, que siempre se enriquece cuando se defiende la igualdad femenina".

La obligatoriedad de presentar candidaturas cremalleras no va cambiar demasiado la escenografía de la Cámara autonómica. En la legislatura recién terminada, de los 109 parlamentarios, el 39% son mujeres. De repetirse exactamente los mismos resultados, algo bastante improbable, esta cifra subiría un punto. Eso es así, porque las expectativas electorales de los partidos minoritarios (IU y andalucistas) son más bien sombrías y los números uno de sus candidaturas son hombres.

El único partido que cumple ahora con el principio de que ningún sexo tenga una representación inferior al 40% es el PSOE. Veintiocho mujeres integran el grupo de 61 diputados (46%), mientras que en el PP son 12 de 37 (32%). En IU, sólo hay una mujer de seis; y en el PA, dos de cinco parlamentario.

En el PSOE, la paridad se ha llevado a rajatabla en los números uno de las ocho candidaturas al Parlamento regional. Hay cuatro mujeres y cuatro hombres. En el Partido Popular, tan sólo una lidera la papeleta autonómica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de enero de 2008