Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Defensor del Paciente envía al fiscal la situación de Urgencias

La asociación Defensor del Paciente (Adepa) ha decidido sumarse a la lucha que los médicos de Urgencias andaluces emprendieron hace casi un año. La presidenta de Adepa, Carmen Flores, envió ayer una carta a la Fiscalía para denunciar la situación del sistema de atención "en todo el país y, especialmente, en Andalucía y en Sevilla".

Unos setenta facultativos integrantes de la Asociación de Médicos de Urgencias de Andalucía (Amura) se concentraron ayer a las 18.30 frente a la sede del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Protestaban por la masificación de los hospitales, la falta de organización, el deterioro de las instalaciones, la falta de representantes y el agotamiento físico.

"No puede una sola persona hacer el trabajo de cuatro", se indignaba una médico del hospital Virgen del Rocío. "Nos dan la maquinaria que sobra, los retales de otras secciones", se enfadaba otra de Valme. Ambas llevan 17 años en Urgencias y no quieren identificarse. "Ya hay diez médicos expedientados por hablar mal del SAS", explican.

El presidente de Amura, Francisco Temboury, hizo hincapié en su intención de no perjudicar a los pacientes de ninguna forma. "Sólo queremos poder atender a nuestros enfermos en las mejores condiciones posibles".

En un comunicado, el SAS respondió que, desde febrero del año pasado -fecha del "plan de reorganización"-, los ciudadanos han ganado en accesibilidad a los servicios, se han reducido las listas de espera y los pacientes inscritos en ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 2008