Entrevista:ALMUERZO CON... CURRO ROMERO

"El miedo también es muy bonito"

Dice estar muy feliz, pero lo disimula con una expresiva timidez, que lo caracteriza desde que nació hace 73 años en la localidad sevillana de Camas. La sonrisa de Curro Romero está justificada: acaba de ser nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla por su dilatada carrera como artista del toreo.

El torero, nombrado académico de Bellas Artes, añora la lidia a sus 73 años

El restaurante está concurrido, y Curro, que presenta un envidiable aspecto físico, prefiere un rincón y sentarse de espaldas al público. Sigue siendo prudente y reservado, que no puede evitar una suerte de miedo escénico a la notoriedad pública. "Yo creo que me han nombrado académico porque mi carrera ha sido larga y nunca he aburrido a la gente; he podido enfadarla, pero nada más, y mi único mérito ha sido expresar mi sentimiento ante el toro, que siempre lo he entendido como una caricia".

Está convencido de que la academia sevillana ha hecho justicia al bello arte del toreo, y lo explica muy gráficamente: "El arte es un destello torero que queda en la retina para toda la vida, y lo hace un hombre delante de un toro, que si le echa mano lo desbarata, y ante mucha gente, en muy poco tiempo, despacio, con plasticidad, con el pecho fuera y el culito para dentro... Eso tiene una profundidad enorme y te provoca una sensación tal que te olvidas del instinto de conservación. ¿Es o no el toreo una de las bellas artes?". Disfruta Curro con un buen tinto ("Cuando toreaba ni lo olía") y unas acedías fritas, vuelve la vista atrás y afirma que siempre se sintió artista, con una sensibilidad a flor de piel, y que de ahí partió todo. "Toda persona sensible es un artista, aunque esté barriendo una calle".

Curro reconoce que, de algún modo, es un artista a su pesar. De hecho, quiso ser torero para sacar a su familia de la penuria económica, y él mismo se sorprendió con sus cualidades artísticas. "Yo descubrí que mi mensaje era hacer feliz a la gente con mi toreo, y que sentía una sensación muy extraña que no soy capaz de explicar...".

Se levanta tarde, pasea, juega al dominó con sus amigos ("Siempre jugué al dominó y a las cartas para distraer el miedo"), escucha flamenco, su gran debilidad, y reflexiona sobre su vida. Recuerda sus largos paseos en solitario por los campos cercanos a Sevilla con capote y muleta al hombro y su toreo de salón entre los pinos. Recuerda su debú con caballos en Utrera, cuando le brindó un novillo a Benito Villamarín, presidente del Betis, y éste le devolvió la montera con un billete de mil pesetas cogido con un alfiler... Y aquél triunfo en Sevilla, en Madrid... "Parece que todo fue ayer, porque mi vida se me ha hecho muy corta; nunca me he aburrido y siempre me he sentido muy lleno por dentro, y con una gran ilusión; parece una locura, pero me gustaría seguir toreando...".

Pero lo que más le gusta es vivir, "y vivir entero, como yo, a pesar de las cogidas", por lo que se siente un privilegiado, y agradecido, también, a los públicos, que lo han seguido durante su larga carrera de 42 años como matador de toros. ¿Matador? Prefiere llamarse torero, y asegura que pasaba un mal rato cuando tenía que montar la espada. ¿Un torero valiente? Sin duda, "pero las dudas y los miedos también son muy bonitos...".

Un partidario se acerca a saludarlo, lo atiende amablemente, pero se le ha cambiado el color de la cara: "Me gustaría ser un pintor; que se conociera mi obra, pero no a mí...".

Curro Romero, torero y académico de Bellas Artes.
Curro Romero, torero y académico de Bellas Artes.GARCÍA CORDERO

Venta Pazo. Sanlúcar la Mayor, Sevilla

- Pan: 1,50- Regañás: 0,80- Una tapa de aceituna: 2,40- Ensalada: 12- Acedías: 14,40- Jamón ibérico: 16- Ración de langostinos: 30- Seis cervezas: 6,60- Vino de Rioja: 15- Tres cafés: 4,40

Total con IVA 103.10 euros

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS