Reportaje:

Fondos, de la miel a la hiel

En enero muchos partícipes han perdido sus ganancias de 2007 y el castigo en planes de pensiones ha sido aún mayor

Esta semana muy especialmente y todo el mes de enero en general han sido durísimos para los mercados bursátiles. No se recordaban tiempos tan malos desde hace mucho tiempo. Mucho también se ha hablado y escrito en estos días de lo que están perdiendo en esta tormenta las empresas y los inversores particulares que mantienen sus posiciones en Bolsa. No demasiado, tal vez para no crear tanta alarma, de los más de ocho millones de partícipes que tienen sus ahorros, mayores o menores, en los fondos de inversión que operan en renta variable.

Salvo honrosas excepciones que corresponden a los titulares de los fondos más conservadores -a lo largo de los últimos años han visto cómo la inversión en renta variable generaba sustanciosas ganancias y se han conformado con otras que, en muchos casos, no llegaban a cubrir la inflación-, los demás están viendo cómo el valor de sus inversiones cae de forma más que llamativa. En algunos casos, tan sólo en estos primeros días de enero han "perdido" más de un 20% de su dinero.

El rendimiento de los tres últimos años se ha esfumado en los fondos de renta variable española (algunos acumulan en enero pérdidas del 20%)

Por empezar por "los de casa": los fondos de inversión especializados en la Bolsa española cerraron el ejercicio 2007 con una rentabilidad promedio del 7,7%, según los datos oficiales de Inverco.

Como es habitual hubo algunos fondos que superaron con creces estos niveles de rendimientos. Como ejemplos, Morgan Stanley Bolsa (+14,32%); Aviva EspaBolsa 2 (+14,18%); Asturfondo R. Variable España (+13,36%), Foncaixa Bolsa Gestión España (+12,94%) o BBVA Bolsa Plus (+12,46%). Pues bien, aun siendo éstos los "mejores" del pasado ejercicio, en 2008 lo están pasando mal: sus valores liquidativos registran caídas de entre el 13% y el 17%. Y, como ellos, la gran mayoría de los incluidos en este grupo. Difícil tienen, según reconocen los expertos, recomponer estos niveles de pérdidas y "salvar" el año.

Mercados emergentes

Para seguir, los que tantas alegrías dieron en el pasado: los fondos de renta variable internacional especializados en los mercados emergentes. Los rendimientos, en muchos casos, superiores al 30% no sólo en un año sino en tres años o incluso cinco años se han volatilizado, al menos en parte, en pocas semanas. De media, estos fondos llevan acumuladas en enero pérdidas superiores al 20%.

Algo parecido, aunque no tan grave, les está sucediendo a los fondos del área euro o europeos, globales, especializados en Japón... (ver cuadros adjuntos).

De la crisis actual sólo se "salvan" -y no todos, porque ahí están los fondos de renta fija internacional- los productos más conservadores. Sin grandes aspavientos siguen acumulando rendimientos que si bien no son llamativos, al menos, sí son positivos.

Ante estos resultados y ante la previsión generalizada de que éste será un año especialmente difícil, cabe preguntarse qué hacer con el dinero depositado en los fondos de inversión, desde los más arriesgados a los más conservadores. Pocas son las gestoras que directamente recomiendan deshacer posiciones, asumir las pérdidas (que en algunos casos, "tan sólo" serán menores ganancias) y trasladar los saldos a productos más conservadores.

En general, piden "calma" a la espera de que lleguen tiempos mejores. Por varias razones: la primera, porque realmente en muchos casos confían en que, en mayor o menor medida, la situación bursátil actual se recomponga; la segunda, porque son conscientes de que si los partícipes abandonan los fondos de inversión -no hay que olvidar que, en alguna medida, obtener pérdidas tiene ventajas fiscales pues compensan otras ganancias-, será difícil, al menos por el momento, evitar que huyan hacia los productos financieros tradicionales. La banca, tan necesitada en los últimos tiempos de fondos para financiar sus operaciones, está en plena campaña de depósitos ofreciendo rentabilidades a muy corto plazo por encima del 10%.

Los fondos de inversión no son, dentro de la inversión colectiva, los únicos productos financieros seriamente dañados de las últimas semanas. Los planes de pensiones, también. Antes de que empezara esta terrible semana, los planes de pensiones de renta variable, los que invierten más del 75% de su patrimonio en acciones, registraban caídas en muchos casos superiores al 5% y, en algunos, cercanas al 10%. Aún sin datos oficiales -sus valores liquidativos se publican con bastante más retraso-, sus responsables reconocen que "a lo largo de estos días, las pérdidas han ido aumentando al ritmo de caída de los mercados".

El "golpe" no ha sido sólo para los fondos de renta variable, los mixtos también están sufriendo con pérdidas que igualmente superan en muchos casos el 5%-10%.

El problema para los partícipes de los planes de pensiones -reconocen los expertos- es que "no tienen tanto margen de actuación ante una crisis de esta categoría". No pueden recuperar su dinero y canalizarlo a otros productos. Sólo les queda -la opción más recomendable- si están próximos a la edad de jubilación y aún mantienen posiciones arriesgadas la posibilidad de traspasar su dinero a otro plan de pensiones más conservador. Si aún son jóvenes, se pueden permitir el "lujo" de esperar tiempos mejores antes de tomar una decisión de este tipo que les supondría asumir pérdidas abultadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 26 de enero de 2008.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50