Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama derrota a Hillary Clinton

El senador recibe el contundente apoyo del voto negro en Carolina del Sur

Barack Obama obtuvo anoche lo que parece ser una victoria abrumadora sobre Hillary Clinton en las elecciones primarias de Carolina del Sur, según las predicciones de las cadenas de televisión, después de una campaña durísima que puede haber dejado cicatrices duraderas, sobre todo en la candidatura de la ex primera dama.

Aunque a la hora de cerrar esta edición no se conocían aún resultados oficiales, el triunfo de Obama se antoja lo suficientemente amplio como para que la CNN o la NBC, que nunca han utilizado las encuestas a pie de urna en anteriores primarias para anunciar resultados, anticiparan un segundo después del cierre de los centros electorales una "contundente victoria" del joven senador afroamericano.

Según esas mismas encuestas, el 70% de quienes acudieron a las urnas consideraban que Hillary y Bill Clinton han realizado aquí una campaña excesivamente agresiva contra Obama.

El respaldo a Obama parece haber sido aplastante entre la población negra (más del 80%), que constituye la mitad de los votantes. Pero también parece superior a lo esperado entre los electores blancos (un 24%). Hillary Clinton se disputaba anoche el resto del voto blanco con John Edwards, un nativo de este Estado y vencedor de las últimas primarias celebradas. La participación electoral de las mujeres fue, como en todas las anteriores primarias, espectacular. Seis de que cada 10 votantes fueron mujeres. Pero esta vez no todas emitieron su voto a favor de Clinton. Obama ganó el voto femenino negro y obtuvo un decente 22% del voto de las mujeres blancas.

Este resultado deja cientos de dudas y todas las puertas abiertas de cara al desenlace de esta emocionante carrera. La estrategia puesta en marcha por la campaña de Clinton desde su derrota en Iowa, destinada a infravalorar la figura de Obama y cuestionar su viabilidad entre los votantes blancos, podría volverse en contra de sus diseñadores. Uno de los elementos fundamentales de esa estrategia, la participación de Bill Clinton -a quien se suponía extraordinariamente querido entre los votantes negros-, puede estar en franca reconsideración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2008