Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Vivienda y especulación

Sobre el problema de la vivienda parece que ya está todo dicho. El abismo entre salario y precio de la vivienda es de tal magnitud que la situación es quizás irreversible: los precios no dejaran de crecer por encima de los salarios.

La Constitución sitúa el derecho a la vivienda en un lugar destacado, pero ni se ha protegido convenientemente ni se ha garantizado su acceso. La única alternativa es dejar de situar a la vivienda en el centro de la inversión especulativa y del dinero fácil, a veces corrupto. La vivienda tiene una finalidad: habitarla. Sólo necesita un crecimiento urbanístico sostenible y una actividad constructora adecuada a dicho crecimiento: nada más. Quien quiera invertir -e incluso especular- que acuda a la bolsa, a los fondos de inversión, al Tesoro Público, que compre oro o que arriesgue su dinero en iniciativas productivas.

Los políticos tienen la obligación de intentar corregir el rumbo, deben tomar todas las medidas necesarias para desincentivar toda inversión especulativa en el sector de la construcción. Facilítese la compra de la vivienda, pero en los años siguientes a la adquisición grávese fiscalmente la venta de tal manera que resulte imposible especular con ella.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS