El 84% de las inspecciones que hizo CiU sobre cursos a parados tiene anomalías

La Sindicatura denuncia que ninguna empresa tenía los papeles en regla

Convergència i Unió (CiU) demostró ser muy poco diligente a la hora de controlar el destino de los centenares de millones de euros que la Unión Europea concedió para la formación de parados. Los distintos responsables del Departamento de Trabajo en el periodo 1990-2001 sólo inspeccionaron el 10% de estos cursos y únicamente hallaron irregularidades en el 5%.

Ahora la Sindicatura, en un informe presentado el lunes al Parlament, le ha enmendado la plana: Trabajo no realizaba inspecciones y las que hacía eran incompletas. El organismo fiscalizador ha denunciado que el 84% de las actas levantadas durante ese periodo por los propios funcionarios de la Generalitat son inexactas, vagas y presentan anomalías.

La Sindicatura analiza en su informe una muestra significativa de 77 expedientes de formación, extrapolable a la totalidad de las subvenciones. No hay ni una sola de las empresas que impartieron cursos que tenga los papeles en regla. Más allá de los expedientes en manos de la justicia -academias del andorrano Fidel Pallerols y la Confederación de Empresarios del Baix Llobregat-, el resto presenta la misma ratio de irregularidades. Por ejemplo, Seat, Grupo Ceac, Basf Española, Comisiones Obreras, Pimec y Agrupación Jean Monnet, vinculada a un ex dirigente de Convergència de Sant Boi (Baix Llobregat).

El organismo fiscalizador ha hallado anomalías en las actas de 65 de los 77 expedientes; es decir, en el 84%. La Sindicatura ha tenido acceso a sólo dos libros de visitas de los inspectores y a otros ocho documentos que contienen información, pero muy inconcreta, sobre el control de estos cursos.

Trabajo abrió informes sancionadores a cuatro de estas empresas: uno derivado del acta levantada por el inspector y el resto por la propia contaduría del departamento. O sea, un ínfimo 5%, cuando la Sindicatura extiende su sospecha sobre todos los expedientes.

De la investigación de la Sindicatura se deduce que el 95% de las empresas no justificaron adecuadamente los gastos, o bien carecen de facturas o incluso alguna de ellas aparece duplicada. El resto de irregularidades se refiere a los partes de asistencia a los cursos. Así, el organismo fiscalizador sostiene que la mayoría están trucados o falsificados. Por ejemplo, un parte señala que 84 alumnos matriculados asistieron a todas las clases de un curso que duró 1.565 horas, es decir, 166 días. En otra acta, dos alumnos inscritos en el curso aparecen al tiempo "como expertos docentes" que impartían alguna de las materias. O sea, profesor y alumno a la vez. Asimismo, otros partes de asistencia están tachados con típex.

No a reprobar a Pujol

Los partidos de izquierda hicieron ayer causa común en el Parlament para intentar reprobar a los gobiernos de CiU por su gestión de los fondos de formación. Pero su pretensión acabó en fiasco. Los letrados de la Cámara dictaminaron un contudente "no ha lugar" porque el Parlament no puede reprobar a un Ejecutivo ya inexistente. Partit dels Socialistes, Esquerra Republicana e Iniciativa expresaron su queja por esta decisión. Las tres formaciones, no obstante, juntaron sus votos para denunciar las numerosas irregularidades detectadas por la Sindicatura de Cuentas respecto a la administración de estas ayudas.La oposición de Convergència i Unió y Partido Popular vio derrotada su propuesta para que la Sindicatura investigue los cursos de formación que impartió el grupo de empesas Movilma, vinculada a militantes socialistas. El organismo fiscalizador no ha podido acceder a estos expedientes porque Trabajo no se los remitió en el plazo establecido. A Esquerra Republicana, que en la sesión anterior había denunciado que CiU y PSC se tapaban mutuamente "las vergüenzas", no le dolieron prendas para alinearse con el PSC. Los republicanos dicen que otro punto recoge esta propuesta. El PSC optó por un elocuente silencio.

Sin papeles

La Sindicatura ha investigado 77 cursos. Ninguna de las empresas que los impartieron tiene todos los papeles en regla. La mayoría carece de justificantes, otras presentaron facturas duplicadas y en otras no aparece la contabilidad.

Asistencia

En un curso, dos alumnos figuran al tiempo como profesores expertos docentes en la materia que se impartía. En algunos partes de asistencia hay correcciones con típex y firmas de alumnos que nunca se matricularon.

Actas trucadas

En un curso se matricularon 84 alumnos. La formación era de 1.565 horas lectivas, es decir, 166 días. El parte de asistencia señala que ningún alumno faltó ni un solo día a clase. La Sindicatura asegura que está trucado.

Irregularidades

Las empresas en manos de la justicia Pallerols y Confederación de Empresarios del Baix Llobregat presentan la misma ratio de irregularidades (14%) que el resto de compañías investigadas ahora por la Sindicatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50