Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El sistema electoral

Gregorio Peces Barba, en el suplemento Domingo del 13 de enero, y Carlos María Bru Purón, en la sección de Cartas al director del 19 del mismo mes, inciden ambos en las injusticias que produce el sistema electoral de reparto de escaños; para este último se trataría de reforzar la proporcionalidad del sistema, y reparar el hecho de que "haya partidos escandalosamente infrarrepresentados en el Congreso". Y éste es el problema que don Carlos María Bru Purón pasa por alto: son los partidos, y no los ciudadanos, los que se encuentran representados en las Cortes, por más que la doctrina oficial subraye la "evidencia" de que los partidos son el cauce democrático por el cual los ciudadanos hacen oír su voz en las instituciones.

La realidad es otra: el sistema proporcional de reparto de escaños con listas cerradas y bloqueadas se ha convertido en un arma en manos de organizaciones cuya estructura, como ya demostró Robert Michels, es fatalmente oligárquica, para trasladar ese mismo principio de funcionamiento a las cámaras representativas, que de esta forma, lejos de ser democráticas, abocan irremediablemente a una oligocracia, comandada, a su vez, por las máximas autoridades de los partidos políticos, a través de un mandato imperativo de facto sobre los diputados, cuyas posibilidades de subsistencia en la carrera política pasan por sujetarse a las consignas de sus jefes. Así es como los diputados, lejos de representar a votante alguno, se limitan a ser delegados de los partidos políticos a sueldo del Estado.

Creo que las indudables convicciones democráticas de los señores Peces-Barba y Bru les deberían obligar, al menos, a plantear esta cuestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de enero de 2008