Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Trabajar el doble en casa

La mujer dedica 4,3 horas diarias al hogar y el hombre 2,1

Nueve de cada 10 mujeres aseguran que dedican parte de su día a cuidar de su hogar y de su familia. Concretamente, el 91,62% de ellas. La mayoría de los hombres -siete de cada 10, el 73,21%- dicen lo mismo. Pero hay una diferencia: el tiempo que le dedican unos y otras durante el día. Según el informe presentado ayer por el Instituto Catalán de las Mujeres, de media ellas dedican a esta actividad 4,37 horas. Los hombres le destinan la mitad del tiempo: 2,14 horas.

Así lo asegura el estudio Las mujeres y el trabajo en Cataluña: mitos y certezas, presentado por su coordinadora, la profesora de Sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Teresa Torns, y por la directora del Instituto Catalán de las Mujeres, Marta Selva.

Cuando el hombre realiza tareas, son mayoritariamente de bricolaje

Este trabajo va más allá de reclamar medidas de conciliación entre la vida familiar y laboral -porque, según Torns, tal como se concibe la mencionada conciliación, "no se resuelve el problema"- y aboga por una auténtica reforma social que lleve a una redistribución de la carga total del trabajo que permita garantizar la real integración laboral de la mujer. Y ello pasa por servicios públicos que ayuden a organizar mejor, de forma más equilibrada, la vida de las familias.

La carga de trabajo entre hombres y mujeres hace que persistan "discriminaciones sexistas tanto en el mercado laboral como en las interacciones sociales y en la aplicación de los derechos de la ciudadanía", según la investigación.

Ésta apunta que, cuando los hombres realizan tareas, son mayoritariamente de bricolaje o jardinería, con "cierto apoyo a las tareas de cuidar a otros y limpiar", mientras que son las mujeres las que siguen siendo "responsables" de estas últimas. Sólo en el 16,7% de los casos la tarea es compartida al 50% entre los hombres y las mujeres, según los datos presentados ayer. Marta Selva señaló que la Generalitat trabaja en un Plan Estratégico de Usos del Tiempo que tiene como objetivo la conciliación bien entendida.

El estudio llama la atención sobre la desigualdad añadida que vive la mujer cuando es inmigrante. "Es una triple discriminación, de clase, sexo y etnia", asegura. También alerta de que, además de pérdida de capital humano, dicha discriminación acaba "causando frustraciones y trastornos psicológicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2008