Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nace un nuevo coche del pueblo

Tata lanza un auto de 1.700 euros mientras cierra la compra de Jaguar y Land Rover

Cuentan sus hagiógrafos que el fundador del imperio Tata decidió construir el Taj Mahal Hotel de Bombay en 1904 tras negarle la entrada en un hotel de la ciudad por ser indio. Un siglo después, su sobrino Ratan protagonizaba uno de los acontecimientos mediáticos de carácter global más importante de los últimos tiempos. En la presentación del Nano, el último "coche del pueblo", el presidente del Grupo Tata comentó que tras observar en India a miles de familias montadas en moto, el padre conduciendo la moto, su hijo pequeño sentado en su regazo, su mujer detrás sujetando al bebé... le hizo plantearse si se podría concebir un transporte alternativo para estas familias, que fuera "seguro, viable económicamente y adaptable a cualquier situación climatológica".

El Nano podría venderse en España como 'microcoche' a un ritmo de mil unidades al mes, según el director general de la filial de Tata Motors, Eduardo Divar

Tras cuatro años de trabajo de los equipos de ingeniería y diseño, el Tata Nano se pondrá a la venta en India a finales de este año para después dar el salto al resto el mundo. Ratan Tata no ha desaprovechado tampoco la ocasión para confirmar los últimos pasos, a la espera de la confirmación oficial por parte de Ford, en la compra de Jaguar y Land Rover, asegurando que su empresa será mejor matriz para estas marcas que la multinacional norteamericana. Si se confirma en los próximos días esta operación, Tata se habría impuesto a la también india Mahindra & Mahindra y al grupo inversor One Equity, que contaba con el asesoramiento del antiguo consejero delegado de Ford, Jacques Nasser, y supondría también el cumplimiento del deseo expresado por el presidente de Tata Motors, Ravi Kant, de contar con alguna empresa extranjera como sus colegas de las otras divisiones del grupo.

El precio del coche más barato del mundo en India será de 100.000 rupias o un lakh, por lo que ya se le ha bautizado como one lakh car. Son 2.500 dólares, unos 1.700 euros, la mitad que su competidor más directo, el Maruti 800, y más barato también que el recientemente presentado por Bajaj Auto.

Es también el último ejemplar de una serie iniciada hace 100 años con el lanzamiento del Ford T, al que siguieron el escarabajo de Volkswagen y el Fiat 500 (Seat 600 en España) en un intento claro de aumentar los niveles de motorización de las nuevas sociedades, algo importante en países como India, con más de 1.000 millones de habitantes, pero también muy difícil de lograr por su escaso poder adquisitivo.

El Tata Nano tiene una longitud de 3,1 metros, una anchura de 1,5 metros y una altura de 1,6 metros, y está preparado tanto para el congestionado trafico de las ciudades indias como para las zonas rurales. Tiene un motor de aluminio de dos cilindros con 623 centímetros cúbicos y 33 caballos de vapor, inyección multipunto de gasolina, tracción trasera y transmisión manual de cuatro velocidades. Posteriormente, se incorporará una motorización diésel. Pensando en las exportaciones se ha preparado para superar las exigencias medioambientales de la norma Euro IV, aseguran incluso que contamina menos que las motocicletas que se fabrican actualmente en India.

Algo distinta es la seguridad y las prestaciones, con mayores niveles de exigencia en Europa por lo que para su venta aquí habría que incorporar algunos retoques que subirían algo el precio.

Para el director general de Tata en España, Eduardo Divar, aunque no hay todavía un calendario previsto para ello, se situaría en torno a los 3.000 euros y podría alcanzar unas ventas de 1.000 unidades al mes. De momento han encargado a su agencia de homologaciones que estudie la posibilidad de incorporarlo al mercado español como cuadriciclo, en la categoría de los microcoches, lo que solventaría de un plumazo los problemas de seguridad.

Eso sí, tendrían que fabricarlos con el volante a la izquierda, algo que Divar no considera excesivamente problemático tras su reciente conversación en Delhi con Ratan Tata y el interés que éste ha mostrado por el mercado europeo. "De momento somos nosotros los que estamos poniendo más interés en el asunto y estamos preparando un informe para tratar de acelerar todo el proceso".

La presencia de Tata en España ha recibido un importante respaldo tras el acuerdo alcanzado con Bergé Automoción, el mayor grupo importador de automóviles en España, que distribuye también otras marcas, como Hyundai, Cadillac, Ferrari, Rolls Royce, Ssang Yong... y que en el caso de la marca india esperan superar las 10.000 unidades de venta anuales a partir de 2010.

"Para nosotros se presentan unos años muy entretenidos y divertidos en Tata, en 2007 hemos vendido casi 1.000 unidades más que el año anterior a pesar del retraso con el todoterreno, el pick up y los motores diésel", señala Divar.

España e Italia son de momento los únicos países europeos con distribuidores directos de Tata, en los demás se implantarán tras el lanzamiento de los nuevos turismos, Indica e Índigo, a partir de 2009, por lo que están dispuestos a aprovechar unas circunstancias que podrían incluso mejorar si, como considera Eduardo Divar, se produce la esperada transferencia de tecnología de Land Rover y Jaguar que mejoraría sustancialmente sus modelos.

Del imperio británico a las compras por todo el mundo

En el último cuarto del siglo XIX, cuando la India empieza a desprenderse del Imperio Británico, Jamsetji Tata pone en marcha otro imperio de carácter económico formado por un centenar de empresas que dan empleo a más de 200.000 personas y que en el último ejercicio alcanzó una cifra de negocio de 21.900 millones de dólares, lo que supone casi el 3% del producto interior bruto de la India, con una capitalización bursátil próxima a los 50.000 millones de dólares.

Su sobrino, Ratan Tata, preside el grupo desde 1991, cuando comenzó un proceso de concentración y abandono de algunas actividades como la textil al mismo tiempo que potenciaba otros sectores como el automóvil.

Hoy está presente en siete sectores diferentes: sistemas de información y comunicación, ingeniería, materiales, servicios, energía, productos de consumo y química.

El año 2000 protagonizó la mayor compra de una compañía extranjera con la adquisición de la británica Tetley Group, y en 2007 se convierte en la quinta siderúrgica mundial con la compra de la anglo-holandesa Corus.

En el ámbito automovilístico destaca la compra en 2004 de la división de vehículos pesados de la coreana Daewoo, la creación de una joint venture con la brasileña Marcopolo y el acuerdo en 2006 con el grupo Fiat para la fabricación conjunta de turismos, motores y transmisiones.

Su presencia industrial en España se inicia en 2005 con la adquisición del 21% de las acciones del fabricante de camiones y autobuses Hispano Carrocera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 2008

Más información