Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ENTREVISTA

Robert Kagan

Analista político norteamericano y columnista de 'The Washington Post'

Q uizá sea la voz más reflexiva de la derecha estadounidense, neo-con o no. Robert Kagan (1958), analista norteamericano nacido en Atenas, vive ahora en Bruselas, es columnista de The Washington Post y considera que Estados Unidos y la Unión Europea deberían colaborar más y mejor. Defiende la guerra de Irak, recordando que al principio eran muchos los que estaban a favor de actuar contra el dictador Sadam Husein. Conoce por dentro la Administración norteamericana ya que fue asesor de discursos del ex secretario de Estado George P. Shultz (1984-1985), bajo presidencia de Reagan. Y no entiende la tendencia europea a dar a los demócratas como favoritos para la próxima presidencia de su país.

"El cambio en EE UU será retórico"

"¿Lo cambiará Obama? No. La guerra de Irak fue apoyada también por demócratas"

Pregunta. El próximo presidente, ya sea republicano o demócrata, ¿tendrá otra política exterior?

Respuesta. No veremos un cambio drástico. No importa si el presidente es un demócrata o un republicano. A los candidatos les gustará decir que son totalmente diferentes de Bush, pero el mundo tampoco será diferente. Hay un gran acuerdo bipartito sobre seguridad. Al principio, el nuevo presidente tratará de mejorar la relación con Europa, así como la imagen de Estados Unidos. Se percibirá un cambio, pero con la misma visión del mundo.

P. ¿Cómo podría ser este cambio?

R. Sobre todo, será retórico. Una de las objeciones principales que plantea Europa es el uso que EE UU hace de la fuerza, y además, de forma continuada. Hay que advertir que la idea americana de multilateralismo no es igual que la del europeo medio.

P. ¿Cuál es el momento correcto para retirar las tropas de EE UU de Irak? ¿No considera necesario tener una fecha?

R. Las tropas norteamericanas se van a mantener en Irak por muchos años, con un número de 60.000 ó 70.000 efectivos. Allí hay que evitar la entrada de Al Qaeda. Ningún presidente querría verse con ese problema. Es interesante que los tres candidatos principales del Partido Demócrata garanticen la presencia de EE UU hasta 2013. Reconocen que es difícil salir así como así. Además, las cosas están yendo bien en Irak.

P. ¿De verdad, no cree que sería positivo disponer de una fecha para la retirada?

R. Lo que quiero decir es que Estados Unidos mantendrá tropas en Irak hasta más allá de 2013, y con un importante contingente militar. No es un hecho sorprendente. Hace tiempo que Estados Unidos tiene importantes destacamentos militares por todo el mundo y durante bastante tiempo.

P. ¿Hay algún resquicio para poder hablar con el régimen de Irán?

R. Al principio, cualquier nueva Administración querrá intentar abrir negociaciones con Irán. Además, hay que tener en cuenta que no se sabe si puede conseguir la bomba nuclear, y por eso hay que convencerles de que no la usen. No obstante, el punto vital es que Mahmud Ahmadinejad y las cosas que dice hacen muy difícil para cualquier presidente, demócrata o republicano, tener negociaciones con él.

P. Usted dijo recientemente que alguien de la Administración de EE UU debe hablar pronto con Irán. ¿Le hacen caso?

R. Es absolutamente obvio que se necesita hablar con Irán antes de que tenga el arma nuclear. Entiendo la resistencia de la Administración siguiente y de la actual para hablar con Ahmadinejad. ¿Pero en Irán hay alguien más que él? No lo sabemos, y eso es un gran problema.

P. ¿El momento que hoy vive Pakistán es un ejemplo de que EE UU es esclavo de aliados como Musharraf?

R. Pienso que EE UU ha estado apoyando a Musharraf durante mucho tiempo, demasiado. Y Musharraf tiene la intención ahora de hacer lo mismo que hizo la derecha norteamericana durante los años de la guerra fría con el comunismo, pero en este caso con los radicales islamistas. Mientras tanto, él utilizará su energía para destruir las alternativas, como la que pueden representar algunos demócratas moderados. Pienso que EE UU no debe caer otra vez en la trampa de creer que Musharraf es la única persona que puede proteger los intereses norteamericanos en Pakistán.

P. ¿Qué piensa de la Alianza de Civilizaciones promovida por Zapatero? ¿Cree que es posible mantener un diálogo multicultural?

R. Todavía no sé nada sobre esta iniciativa del presidente Zapatero. No quiero criticarla; seguro que no hará ningún daño. El problema no viene de que el islámico con el que podemos hablar no entienda el problema que existe; al contrario, con este señor tenemos un diálogo perfecto y razonable. El problema es que no podemos mantener un diálogo positivo con la gente que, por ejemplo, desea recuperar Al Andalus.

P. ¿Cuál debe ser la relación futura de EE UU y de Europa con Hugo Chávez? ¿Es el nuevo Castro?

R. No se parece a Castro. No sé cuál es su ideología. La buena noticia es que nadie está siguiendo a Chávez. A ver: ¿Daniel Ortega prefiere ser amigo de Hugo Chávez o conseguir un acuerdo de libre cambio con EE UU? De Chávez me preocupa su intención de proporcionar armas a las guerrillas, y pienso que es muy importante que EE UU y Europa limiten su capacidad militar.

P. ¿Qué piensa del nuevo proceso que ha iniciado Vladímir Putin con Medvedev en Rusia?

R. Hay que señalar al culpable, de acuerdo, y hay que hacer algo más también. Porque, mientras en América y en Europa criticamos el proceso, él refuerza su poder. Putin desea tener la llave del sistema democrático para poder eliminar la oposición poco a poco. Debemos obligar a Putin a aceptar y garantizar un estándar democrático y no lo estamos haciendo. Estamos permitiendo que Putin golpee repetidamente a la oposición, mire lo que ha pasado con Kaspárov, y que vaya consolidando su poder. Muchas quejas, pero pocas acciones.

P. ¿Estados Unidos ha fallado en su papel de liderazgo mundial?

R. No comparto la opinión general de que EE UU ha perdido su posición de liderazgo en el mundo. Echo una mirada al planeta, y a pesar de que las encuestas dicen lo que dicen sobre la baja popularidad norteamericana, miro el comportamiento de países como Francia, donde las encuestas de opinión pública arremeten contra Estados Unidos, pero la gente vota a un presidente que desea mejorar la relación con EE UU. Lo importante no es que amen América, sino que la gente piense y admita que necesita a América.

P. ¿Con el fin de la Administración de Bush terminará la influencia neocon?

R. Se ha sobreestimado la influencia neoconservadora. Y las ideas neocon, que están muy cerca de la postura en política exterior americana, se han mantenido históricamente desde Teddy Roosevelt. No será diferente en el futuro; al contrario. ¿Lo cambiará Obama? No. La guerra de Irak fue apoyada también por demócratas.

P. ¿Sigue pensando que el europeo es de Venus y el americano de Marte?

R. Sí, y lo pienso ahora más que nunca. Lo puedo decir, porque llevo viviendo bastantes años en Europa.

P. ¿Y?

R. Venus es un lugar maravilloso para vivir. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 2008

Más información

  • "El problema es que no se puede tener diálogo con los que quieren conquistar Al Andalus"