Caballero promete más vigilancia tras el accidente de Vigo

Los cuerpos de Dolores Iglesias y Manuel García, el matrimonio que falleció en la noche del viernes en Vigo en un accidente de tráfico provocado por dos jóvenes que rivalizaban de modo temerario en la conducción de sus propios vehículos, fueron incinerados ayer en una ceremonia litúrgica que congregó a una multitud de vecinos de Candeán, la parroquia donde vivían desde hace un par de años, y de otros lugares de la ciudad.

El accidente causó una gran conmoción en Vigo. La pareja era muy conocida en el movimiento vecinal del Casco Vello y de Candeán por su alegría y predisposición a participar en comparsas y eventos festivos como la fiesta de la Reconquista o los Carnavales. También eran miembros de un grupo de baile, Os Contoneiros. Esta popularidad y las trágicas circunstancias en que perdieron la vida -el choque frontal con un automóvil que invadió con gran violencia y por motivos espurios el carril por el que ellos volvían a casa, en la calle Jenaro de la Fuente- estimuló a numerosos vecinos a pasar por el tanatorio para expresar sus condolencias y solidaridad a los familiares, singularmente a sus dos hijas. La multitud de acompañantes desbordó la capilla y sus inmediaciones en la última fase de las ceremonias fúnebres, a media tarde de ayer.

Más información

Más policía

También acudió el alcalde, Abel Caballero, y algunos dirigentes nacionalistas vinculados al movimiento vecinal. "Habrá más policía en la calle para evitar desafueros como el que le ha costado la vida a estas buenas personas", afirmó el regidor tras dar el pésame a la familia. "Y para poner a los responsables donde están, bajo la autoridad de los jueces".

Los dos conductores que provocaron el accidente, conocidos por los motes de Makelele y El Coletas, ambos veinteañeros, han permanecido encerrados en los calabozos de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía desde la misma madrugada del sábado. Probablemente hoy serán llevados ante la juez que instruye el caso para prestar declaración. En función de sus testimonios y del atestado instruido por la Policía Local, la titular del juzgado determinará las acusaciones y si les corresponde el ingreso en prisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de enero de 2008.

Se adhiere a los criterios de