Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musharraf rechaza de plano una investigación de Naciones Unidas

Scotland Yard sigue sin desentrañar el crimen de Bhutto

Un equipo antiterrorista de Scotland Yard sigue embarcado desde hace una semana en la investigación del asesinato de la ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto. Pero no puede exhumar el cadáver para practicar una autopsia por expreso deseo de su viudo. Según los términos del acuerdo entre el Gobierno paquistaní y los expertos británicos, "el principal propósito es ayudar a las autoridades locales a aclarar la causa precisa de la muerte" de Bhutto.

Los expertos británicos han inspeccionado el lugar del asesinato de Bhutto y han intercambiado impresiones con la policía paquistaní. Se han reunido con el presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, quien les garantizó la "total colaboración" de los servicios de inteligencia en sus pesquisas. También han examinado la pistola con la que se disparó contra la líder del Partido Popular de Pakistán (PPP).

El lugar del asesinato fue limpiado con mangueras el mismo día del atentado. El viudo de Bhutto, Asif Ali Zardari, se opone a una exhumación del cadáver para practicarle una autopsia y reclama una investigación de Naciones Unidas.

Musharraf negó ayer en redondo, en una entrevista a Le Figaro, esa posibilidad y aseguró que "Pakistán no es Líbano", dijo en alusión a la investigación de la ONU sobre la muerte, en 2005, del ex primer ministro Rafik Hariri.

"Queremos una investigación de la ONU, el Gobierno permitió toda esta situación y no quiere que se sepa la verdad", asegura un portavoz del PPP, quien precisa que la decisión de no exhumar el cadáver la ha tomado "la familia".

Zardari adujo que no se fiaba del Gobierno para la autopsia al cadáver de su esposa, pero también se ha negado tras la presencia del equipo británico en la investigación.

Nada ha trascendido de momento sobre las investigaciones de Scotland Yard, aunque la prensa local ha recogido algunos informes de las agencias de inteligencia paquistaníes.

Uno de esos informes, citado por The News, apunta a que el atentado fue diseñado por un grupo yihadista, con apoyo de una organización con base en la región tribal de Waziristán del Sur, fronteriza con Afganistán. El asesinato tuvo también la "bendición" de "elementos anti Bhutto" dentro de "algunos cuarteles".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de enero de 2008