Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bank of America rescata Countrywide

Bank of America salió ayer al rescate de Countrywide. El segundo banco de EE UU pagará 4.000 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) en acciones para hacerse con la mayor entidad hipotecaria independiente del país, la gran víctima de la crisis de las hipotecas subprime. La entidad estaba valorada en 25.900 millones de dólares antes de las turbulencias en el mercado de crédito. Ahora vale la quinta parte.

Se espera que la operación sea rentable en 2009, año para el que muchos auguran que habrá pasado la tormenta hipotecaria. "Es la decisión correcta para nuestros accionistas, clientes y empleados", dijo el presidente ejecutivo de Countrywide, Angelo Mozilo, que podría seguir en el cargo durante la transición.

Hay opiniones contrarias sobre si la maniobra de BoA llega en momento oportuno, sobre si es demasiado arriesgada o sobre si es un síntoma de que está cerca el fin de la corrección, aunque se pueda entrar antes en un periodo de recesión breve y suave.

Provisiones en Merrill

En todo caso, el sector financiero sigue sufriendo las consecuencias de la congelación en el mercado de deuda. Y en este contexto, el banco de inversión Merrill Lynch podría anunciar la próxima semana una provisión de hasta 15.000 millones de dólares cuando presente su cuenta de resultados del cuarto trimestre, según anticipó ayer The New York Times.

Wall Street tiene cada vez más detalles del daño que provocó el estallido de la crisis de las hipotecas subprime o de alto riesgo en sus carteras. Pero parece que la información no es suficiente para acabar con la ansiedad que domina desde hace meses el parqué, que ayer volvió a sufrir. El jueves Merrill Lynch presentará sus resultados de 2007, en una semana en que muchos otros bancos publicarán sus cuentas.

El banco de inversión más importante de Wall Street espera contabilizar unas pérdidas de 10.000 millones y 15.000 millones por su exposición a la deuda vinculada a las hipotecas subprime, más de lo anticipado. La entidad, al igual que su rival Citigroup, está inmersa en una campaña de captación de fondos en el extranjero, por lo que debe ser clara con sus cuentas. Merrill Lynch acaba de poner a su frente al prestigioso banquero John Thain para que limpie el polvo que hay bajo las alfombras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2008